Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Arquitectura y composición en Santa Eulalia

La  reapertura  de  la  tienda  Santa  Eulalia ha  devuelto  la  esencia  a  la  que está  considerada como la boutique  de  lujo  más  importante de Barcelona  (1843).  Después  de la construcción  de  la  estructura  del  edificio  manteniendo  la  fachada  original  de  1893,  proyecto  de  GCA  Arquitectes;  el  programa  interior  se  dejó  en  manos  del  arquitecto  William  Sofield, recientemente  galardonado  con  el  premio  al  mejor  trabajo  de  interiores  por  la  National Design Awards.

Desde Paseo de Gracia, se observan  dos accesos separados: uno  para  hombres  y otro para  mujeres. Al  entrar, se respira un aire sofisticado e intemporal; una mezcla  de modernidad, artesanía y  materialidad  que  nos  trasladan  a  los  orígenes  de  la  tienda  y  que  tanto caracterizan  la  obra  de  William  Sofield;  quien  ha  trabajado  para  Gucci,  Giorgio  Armani, Bottega Veneta, Tom Ford o Yves Saint Laurent. A  partir  de  ahí,  la  propia  arquitectura  nos  conduce  por  un  recorrido  de  salas  donde  los espacios  se  suceden como  en las  barrocas  enfiladas visuales. Recordando algunas  obras de Luytiens,  esta  secuencia  de  volúmenes  se  caracteriza  por  la  variación  de  la  forma arquitectónica:  tanto la forma  geométrica  en planta como la altura en sección. A diferencia de la mayoría  de tiendas actuales,  caracterizadas por grandes espacios diáfanos, SE utiliza una  escala  humana.  Es  decir,  se  reducen  las  dimensiones  de  los  espacios  para  darles  un carácter  más  humano,  más  acogedor;  recordando  al  arquitecto  del  movimiento  “Arts  & Crafts” Billie  Scott, quien defendía  el  concepto  de “hogar”:  un  lugar  cómodo  y confortable donde uno (en este caso el cliente) se pueda sentir “como en casa”.

Bajando  las  escaleras  de  roble  de  1957,  se  encuentra  la  sección  masculina  que  incluye también la emblemática  sastrería. A través de un recorrido que podríamos sintetizar como circular, la  idea de “hogar” llega a su punto más álgido gracias al uso de materiales cálidos como la madera o la moqueta. El piso superior, al que se accede desde las escaleras situadas en  la  entrada  para  mujeres,  ubica  las  prendas  y  accesorios  femeninos.  De  nuevo,  el recorrido  es  circular  pero,  a  diferencia  de  la  planta  para  varones,  el  blanco  y  los  tonos neutros  predominan en la decoración y el  mobiliario. Además, este nivel ubica la terraza y el  Café  Santa  Eulalia,  un  local  decorado  con  carteles  de  los  años  ’20,  mesas  de  hierro forjado con superficie de mármol, sillas  de Thonet y la  barra  recuperada  de un  antiguo bar de Toulouse.

En  definitiva,  el  arquitecto  William  Sofield ha  plasmado  su personal  estilo en  un  entorno agradable  y  discreto,  donde  lo  clásico  y  lo  moderno  se  mantienen  en  equilibrio; obedeciendo  las  palabras  del  arquitecto  Adolf  Loos:  “No  temas  que  te  tachen  de  no  ser moderno.  Sólo están  permitidas  las  transformaciones  en  el  modo  de construir  tradicional que signifiquen mejoras; de lo contrario, conserva los sistemas tradicionales”.

Anna Ponsa Lopez  www.missnobody.com.es

Share

Añadir comentario