Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

ARTE PARA LLEVAR EN LA CABEZA: EL SOMBRERO

En la cabeza además de pensamientos, se puede llevar un sombrero. Que puede quitarse y colgarlo en un perchero para así evitar las ideas fijas.

Una exposición titulada “Sombreros: una antología” se ha inaugurado en Nueva York y puede verse en Brad Graduate Center, lugar de diseño y filosofía sobre la moda y el diseño. El espectáculo, comisariado por el célebre sombrerero Stephen Jones, recoge más de 250 sombreros: excéntricos, artísticos y definitivamente atemporales.

El sombrero aparece en los museos con gran profusión, pintado por  los más grandes artistas, que han retratado a damas y caballeros cubiertos son tocados. Desde el conocido retrato de Saskia de Rembrandt hasta Picasso, el sombrero forma parte de la historia del arte.

En la exposición encontramos desde un sombrero de la época Tudor, hasta la peluca con la que se cubría Warhol. Los tres pisos del Brad Garduate Center presentan una pantalla de tendencias, grandes nombres, plumas, fieltros y otros elementos, que las mujeres – sobre todo las británicas- han colocado con gran desparpajo en sus cabezas.

Hay vídeos, fotografías de personajes famosos llevando sombrero y tocados pertenecientes a la inmensa colección del Victoria and Albert Museum de Londres. Los críticos de Nueva York cuentan que es un espectáculo maravilloso, y ven en esos sombreros esculturas, que aún cuando no han conseguido todavía entrar en el “canón del arte” no tardarán en hacerlo. Por supuesto que el comisario de la muestra enseña lo mejor de su colección haciendo con sus obras casi una retrospectiva. Todos los grandes nombres están:de Poiret a Phillip Tracey, pasando por Balenciaga, Galliano y Nazir Nazhar reciente descubrimiento que presenta su “cubo negro”.

Del turbante de la liberada Simone de Beuvoir, a Carla Bruni  o Marlene Dietrich, están los tocados más famosos y las cabezas más fotografiadas del siglo.

Con el sombrero, la forma supera a la función con más libertad que en cualquier otro aditamento, es de las prendas más extravagantes, y cumple con el propósito de agregar distinción con personalidad a todo tipo de vestuario. Además, la cabeza humana es uno de los pedestales más perfectos de la naturaleza.

No todos los sombreros han sido creados para un fin específico y sí para poner el toque definitivo a un desfile. Jones, trabajó para Galliano en Dior y juntos crearon aquel tan celebrado de paleta de pintor.

Balenciaga se presenta más minimalista y el surrealismo es patrimonio de muchos, desde el atrevimiento y casi escándalo del sombrero-zapato de Schiaparelli realizado con Dalí en 1937.

Los turbantes según explica el catálogo, comenzaron a usarlos los hombres, para convertirse más tarde en exclusivamente femeninos. Y ya que estamos en tiempos en los que tanto se oye hablar de Grecia, decir que el sombrero fue un invento suyo. Quizás los filósofos que enseñaban a sus alumnos paseando, querían resguardar su pensamiento de los calores mediterráneos.

Un exposición completa sobre la historia del sombrero. Fascinante y repleta de asombrosos tocados. En ocasiones un sombrero es un catálogo de intenciones del que lo lleva.

Información:

The Bard Graduate Center

New York City 18 West 86th Street (entre Central Park West y Columbus Avenue)

Share

Comentarios

  1. india / 9 November 2011

    No sé cuándo pasó, si es mi amor por otras épocas o son detalles como este del sombrero lo que me hizo enamorarme de otras épocas… huevo o gallina? da igual.
    Qué será lo que tienen de especial que consiguen ser más que un complemento, verdad?… quizá sea porque un sombrero es una actitud, y de ahí que todos notemos cuándo alguien que lo viste se equivocó y no … no tiene “aquello” que ha de tener para vestirlo… es más, diría que también lo notamos en cuando se lo quitan (o no lo hacen, como comentaba con una amiga acerca de una entrevista que le hicieron a Leonard Cohen, en la que él se quitó su sombrero, mientras que hubo alguien que pasó todo el rato con el sombrero puesto y seguro, para él, que hacía un gesto homenaje hacia el artista…)
    De nuevo Nueva York… Sra. Garrido, conseguirá que me compre una hucha y me saque foto para un pasaporte.
    Saludos!

  2. Pilar Mandl / 6 December 2011

    “Escuchándote” apetece muchísimo ver la exposición. ¡Cómo me gustaría!
    A lo mejor la traen a la vieja Europa…
    Muchas gracias por enriquecernos con tus artículos.

    Pilar Mandl

Añadir comentario