Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Arthur Elgort, el fotógrafo de lo natural

Arthur Elgortt opina que un fotógrafo puede capturar una foto o realizar una foto. Él es un fotógrafo que hace fotografías, no captura. Grace Coddington, directora artística de Vogue opina que las fotografías de Arthur hablan de personas reales. Sofisticación y naturalidad son dos palabras que en ocasiones parecen contraponerse aún cuando cualquier versado en estética, sabe que son conceptos que en ocasiones cabalgan juntos.

Al inicio de su carrera en la fotografía de moda, casi todos los fotógrafos trabajaban en estudios, con iluminación artificial. Elgort también lo ha hecho, pero según su opinión, su trabajo más gratificante es con luz natural. Para describir sus imágenes generalmente se utilizan siempre las mismas palabras: naturalidad, movimiento, salto, oportunidad. Este estilo de fotografía se remonta a su primer trabajo como acomodador en el Carnegie Hall, donde también documentaba el ballet de George Balanchine. En esas fotos  tiene que capturar el movimiento, y cazarlos en el momento del salto y pulsar el obturador. “Muévete con el sujeto” es uno de los trucos de Elgort.

En ocasiones sus modelos no se acicalan o posan, sino que juegan a simulacros de lucha. Su afición por el jazz y la danza se reflejan en todas las poses que parecen pura improvisación: y sin embargo, nada parece más improvisado que una buena preparación.

Con un gran sentido del humor, una impresionante colección de cámaras y su pasión por los viajar, Arthur Elgort ha tomado fotografías por el mundo desde la década de 1960, hasta convertirse  en uno de los fotógrafos favoritos del mundo de la moda. Su respeto y amor por las modelos es legendario. Todas ellas han posado para él en algún momento, de Kate Moss y Karen Mulder a Christy Turlington; todas dicen que disfrutaban delante de su cámara e incluso les dedicó un libro en 1993. Lo tituló “Manual de modelos de Arthur Elgort “ y fue un bet-seller.  Ha dirigido también varios  documentales con el título “La Historia de Bruce Ford”, y ganó el Premio de Excelencia en Cinematografía de Cine Documental en Sundance.

Sus fotografías han sido exhibidas a nivel internacional, y se incluyen en las colecciones permanentes del Centro Internacional de Fotografía de Nueva York, y el Victoria and Albert Museum en Londres; así como en numerosas colecciones privadas.

Cuando se le pregunta por una de sus fotos predilectas escoge: Una de ellas es una foto de 1993 de Kate Moss. Entramos en la Brasserie Lipp de París y los camareros estaban comiendo. Preguntamos si nos podían dejar comer en su mesa y estuvieron más que dispuestos: Kate Moss era la respuesta.

A Christy Turlington la conozco desde que empezó. Yo creía en ella. La gente pensaba que estaba bien, pero ella era muy insegura y me dijo: “Esto me va a venir grande. No voy a ser capaz. Pero cuando empezamos a trabajar fuimos por todas partes, y vi claramente que hay modelos que saben lo que tienen que hacer de inmediato. Uno no tiene que decir nada, ellas saben.”

Después de un derrame en 2011, que le dejó incapaz de mover sus miembros, la carrera de Elgort se daba por acabada, pero después de meses de dura recuperación el fotógrafo consiguió vencer los obstáculos y recuperar el movimiento en brazos y manos. Ahora, sigue trabajando en su estudio amplio y soleado en el Soho, e hizo un gran reportaje para la edición de Vogue con su íntima amiga Grace Coddington, un reportaje basado en dos clásicos: Strand y Sander y sus familias campesinas.

Lo natural es muy sofisticado.

Share

Comentarios

  1. cuca guixeras / 19 July 2012

    Trabajar hasta el último momento, como Arthur y trabajar en el último momento, como Lola. Gracias, tráenos muchas cosas de tus viajes de aparente vacación.
    Abre el aire y deja paso a otros vientos

Añadir comentario