Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

CARMEL SNOW: El ojo que se adelantaba, por Lola Garrido

Hay personas que van dos pasos por delante, así que los que van por detrás, recogen los frutos. Ése fue el caso de Carmel Snow, editora de Harper’s Baazar y descubridora de Diane Vreeland. Ella cambió las ediciones de fotografía en el mundo de la moda. Nacida en Dublín de una familia de clase alta, fue una rebelde sin causa pero con estilo. Se forjó una carrera, trabajó durante sus embarazos y se casó muy tarde. Todo lo demás lo hizo muy pronto.

snow13

En su agenda figuraban desde William Randolph Hearst, a Avedon, de Andy Warhol a Balenciaga, Jean Cocteau y los Windsor. Fue una intelectual moderna, no un producto de su clase ni de su historia.

Descubridora de fotógrafos, en el caso de Richard Avedon fue su mentora y guía. Cuando todas las revistas de Hearst- el millonario excéntrico y dictatorial- tenían prohibido publicar fotos de afroamericanos, desafió a las normas publicando una de la gran cantante de ópera Marian Anderson.

Fue la primera editora en dar a Lauren Bacall una oportunidad, la primera en imprimir un desnudo del gran Munckácsi, la primera en publicar una modelo en bikini y la primera en publicar una dieta. Fue pionera en casi todo.

Era estricta y dominante, sabía perfectamente descubrir el talento de los otros e hizo de ello una fuente inagotable de creatividad. Poseedora de una agudeza visual asombrosa y un gran ingenio, pudo haberse quedado en lo que su apariencia frágil y delicada sugería, pero era capaz de intimidar al gran ciudadano Kane y a la “muy estupenda Vreeland”.

Snow y Vreeland

Fue Snow la que descubrió a Vreeland y la llevo con ella a Harper’s. Se complementaban entre sí, se dejaban independencia. Cuando una vez Diana dijo que deberían hacer una portada con fucsia, ella respondió “Diana, haremos cuatro con ese color”. No le rebasaba nadie.

HarpersBazaar_Avedon

Vreeland no tenía el talento de Snow, pero tenía ese punto de excentricidad de la que carecía Carmel. La que respetaba la fotografía y descubría talentos era Carmel. Según el poderoso Hearst, dueño de la revista, nadie tenía control sobre ella y por eso la respetaba.

Dovima_in_Harpers_Bazaar_1950s

Se atrevió a publicar que Eduardo VIII abdicaría, cuando sólo era un rumor y publicó la foto de Wallis Simpson, con lo que logró que fuera la mujer de la que más se habló en el mundo.

lauren bacall

La fotografía de moda le debe mucho a su visión, e hizo el recorrido inverso a Anna Vintour; dejó Vogue por Harper’s y al tomarlo bajo su dirección, hizo entrar en los hogares estadounidenses un rico universo del arte con nuevas fotografías vanguardistas. Carmel Snow era conocida por tener un talento especial que le permitió reunir alrededor de ella un centro neurálgico creativo, visionario y preparado para establecer la diferencia.

Martín Munkácsi fue el fotógrafo que cambió el mundo paralizado de la fotografía de moda, Carmel Snow la que lo vio antes. Hasta ese momento, casi todas las fotografías estaban cuidadosamente preparadas en un estudio. Snow (que rara vez dormía o comía, se mantenía con tres martinis antes del almuerzo) y eso la llevaba a cabecear en el “front row”. Hizo además, otra aportación al despegue de la alta costura en Nueva York, ideó cortar las etiquetas de la grandes casas para pasar la aduanas sin sobrecostes.

Sin embargo, su gran hallazgo fue el director artístico Alexey Brodovitch, quien innovó el logotipo icónico de Harper’s y cambió el diseño de las páginas.

Pertenece como editora de moda a ese olimpo de mujeres insolentes con personalidades fuertes y estilos rotundos.

Inventó la palabra “new look” a partir de una colección de Dior, y durante toda su vida manifestó una pasión -lógicamente no compartida- por Balenciaga. Con un vestido firmado por él, hizo su último viaje.

No hay nada más innovador que ser uno mismo y Carmel lo fue.

snow y balenciaga

Share

Comentarios

  1. feragarza / 20 March 2013

    La portada de Harper’s Bazaar de 1965, con Jean Shrimpton por Richard Avedon, no pertenece ni al reinado de Snow, ni tampoco al de Vreeland. Snow se retiró en el 58′, y Vreeland se fue a Vogue en el 62′. Nancy White era la editora.

  2. Pilar Mandl / 16 April 2013

    Muy buena la elección del tema… Realmente interesante! Y al margen del año de publicación me encantan las portadas elegidas.
    Una vez más. Gracias por compartir!

    Pilar Mandl

Añadir comentario