Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Cindy Sherman: El arte de ser otra

Cindy Sherman representa un cuento, del cual es la única protagonista. Es la historia de una chica de New Jersey, que ha conseguido llegar a la cúspide de la meca del arte y convertirse en la artista icónica del siglo.

En el MoMA de Nueva York se ha inaugurado una exposición antológica de Cindy Sherman, una mujer que se retrata a sí misma de todas las maneras posibles. Los grandes medios de la cultura americana hablan de que se trata de una exposición que hará historia. El espectáculo cautiva al público en general; como debe ser.

Con ayuda de arreglos y cambios de trajes y pelucas; con técnicas de maquillaje, accesorios, pelucas y máscaras, Sherman muestra el  papel que ha desempeñado en su carrera a lo largo de treinta y cinco años. Durante esos años arrasó con un léxico que mostraba los estereotipos de la mayoría de mujeres.

Su carrera comenzó en la década de 1970 con unas fotografías en blanco y negro tituladas “Untitled Film Stills”. Se trataba de unas escenas silenciosas, en las que retrataba como una mujer perdida en encuadres de películas inexistentes. Los inquietantes escenarios y sus protagonistas femeninas le llevaban a encarnar diferentes roles, para identificarse indistintamente como ama de casa, amante despechada, turista perdida o chica seducida y abandonada en una habitación de motel.

Una artista no llega a ser reconocida si se repite en sus hallazgos, Sherman siempre da una vuelta de tuerca, y en su momento jugándose lo que era su gran éxito, se pasó al color y a los grandes formatos, con una vertiginosas variedad de temas para cargarse todas las convenciones: desde la moda, a la historia del arte, la pornografía, las mujeres de la historia, el retrato, los cuentos de hadas y las películas de terror.

Es una experta en la manipulación del espacio, de la escala y el color. Trabaja en la soledad de su estudio, sin asistentes. Las tomas se realizan en su estudio siempre-aún cuando aparezcan exteriores-cosa insólita en estos tiempos en los que los artistas dejan en manos de asistentes la realización de sus ideas. Lo que vemos en una imagen de Sherman es lo que ella colocó allí, de manera deliberada y decisiva.

En sus últimas obras juega descaradamente con su propio envejecimiento y se retrata en el papel de señora burguesa aparentemente aburrida. La artista siempre es su propio modelo, los resultados están marcados por el sentido de la ironía y la caricatura, y acaban por ser cualquier cosa menos simples autorretratos.

Sherman en la exposición nos recuerda, que el espectáculo moderno es ante todo un retrato nuestro que no es del todo real, que le inspira sin cesar, tratando de no repetirse a sí misma, para ir más profundo y más lejos. Su mirada implacable, generosa, imaginativa y perspicaz, está en todas partes.

Ella es la maquilladora, la peluquera, la modelo…y es la artista que refleja la sociedad de nuestro siglo, alejándose del concepto del photoshop, distorsionando su cara y su cuerpo. Su obra es conceptual y un perverso cuento contemporáneo.

Es la exposición fotográfica del año. Sherman, que ha alcanzado su lugar en el olimpo del arte; en las cotizaciones del mercado; en los grandes museos; es tímida y carente de ego. Su carácter artístico se podría describir como provocativo y desdeñoso, a la vez que empático.

Share

Comentarios

  1. india / 28 marzo 2012

    Al estilo antiguo… buscando que la expresión sea un ejercicio de introspección, indagando en lo que se quiere expresar y en cómo hacerlo a través de uno mismo…
    Siempre encuentra algo con lo que atraparnos y generarnos inquietud, Sra.Garrido… no nos deja caer en la apatía de creer que ya se ha visto todo cuanto había por ver… Puede parecerle una tontería, o al contrario, una exageración… pero no se imagina cuán de importante es que personas como usted compartan y nos meneen ese algo en el interior, ese puntito que le da un click a la chispa…
    Yo al menos he de agradecérselo.
    Saludos!

  2. Sandra Domínguez / 28 marzo 2012

    Me encanta lo que escribes.
    Siento una cierta envidia …me encantaría transformarme en varios personajes como la fotógrafa…un beso Lola

Añadir comentario