Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

EL PARAÍSO ESTÁ EN INHOTIM

“Construir un concepto. Practicar una idea. Vivir una experiencia”, bajo esta premisa se encuentra uno de los lugares de arte más increíbles del mundo. Su creador es uno de los emprendedores más importante de Brasil, un empresario minero y tímido que ganó millones de dólares con la venta de lingotes de hierro a China. Bernardo Paz tuvo un sueño: erigir un lugar para los amantes del arte y la naturaleza. Un land art, en el que paisaje de selva y flores tropicales convivan con el último arte: el más contemporáneo. Un lugar llamado Instituto Cultural Inhotim.Lo que ha conseguido es una reserva de tranquilidad casi espiritual, que ahora se va a ampliar con hoteles de lujo, con un restaurante dirigido por Alex Atala uno de los chefs más reconocidos de Brasil,  además de disponer de un teatro y centro de conferencias.

La Fundación Inhotim es una finca de 70 hectáreas en Brumadinho, cerca de la colina del estado de Minas Gerais. En la actualidad está considerado uno de los destinos más recomendados del arte y quizás el más inusual del mundo. Hay coleccionistas atípicos y utópicos, Paz es uno de ellos y desde esa utopía ha construido un paraíso botánico y artístico que es ya realidad.

Inhotim inició su andadura en la década de 1980, cuando Paz compró la finca con parte de su fortuna. El lugar lo transformó en un impresionante jardín botánico con la ayuda de su amigo Roberto Burle Marx, un arquitecto del paisaje. La siguiente década comenzó la construcción de galería y trabajos e instalaciones invitando a los más grandes artistas del mundo a poblar los espacios. Cuando en el año 2006 lo abrió al público más de 300.000 personas lo visitaron.

Bernardo Paz  dice que el arte ayuda entender el mundo, y para compartir esa creencia está la fundación, en plena selva atlántica -donde trabajan 600 personas, desde jardineros a comisarios y artistas que crean piezas específicas. Pocos lugares en el mundo cuentan con los nombres y el nivel de las piezas expuestas en ese paraíso, que combina especies vegetales, animales y artísticas. El lugar preserva arte y naturaleza; 4.300 especies vegetales autóctonas de Brasil, la mayor colección de palmeras del mundo, conviven con 500 obras de arte de 30 países.

“En los museos urbanos, siempre hay que contar con las limitaciones”, explica. “Aquí, las fronteras no existen”. Inhotim es el mayor museo del mundo en plena selva.

En la vida de Paz hay un antes y un después de conocer su esposa, Adriana Varejão, con la que se casó en 2005.

Paz dice que ha llegado a tener serios problemas económicos… “Pero nunca he tenido miedo. Descubrí que la inteligencia no es nada sin la vehemencia. Tuve que vender piezas de arte moderno para continuar mi proyecto, contraté a personas de Brumaldinho (el pueblo cercano) y su entorno para abaratar costes.

Es un lugar único en el mundo, y un retrato de lo mejor de Brasil. Los que lo han visto dicen que es maravilloso, pero que su dueño es muy peligroso. En Brasil ser diferente se paga muy caro. Pero cuanto más me critican, más me fortalecen. Hacen que me vuelque más en la sociedad. Todo el mundo debería conocer este lugar”, declaraba en una entrevista. “No es una fundación para mí, sino un lugar para la eternidad”.

Share

Comentarios

  1. india / 27 November 2011

    Mirando las fotos ya me venía el pensamiento a la cabeza… pero leyendo el final del primer párrafo, aún más… ¿Cómo variará la atmósfera que reflejan las fotos del lugar, si le añadimos el componente visitante? ¿Y si el componente se hace plural y es visitanteS? Pero qué sentido tendría hacer algo así para que ese componente no existiera, verdad? A pesar de esa necesidad, de acudir al lugar, sé que me sentiría intranquila por si perturbo algo, me parece un sitio que me pediría desear ser materia incorpórea…
    Muy interesante, como siempre, Sra.Garrido!
    Saludos.

  2. Pilar Mandl / 6 December 2011

    Una manera muy inteligente de “gastar” el dinero… con vehemencia.
    Como comenta India: Interesante como todo lo que escribes.
    Uno se siente un poco más sabio después de leer tus artículos. Gracias.

    Pilar Mandl

Añadir comentario