Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Erika Hoffman: El museo berlinés secreto

La colección Smmlung-Hoffman es un lugar secreto en Berlín. Los iniciados saben que únicamente los sábados se abre al público un lugar privilegiado.
Los Hoffman han sido gente especial. El 1963, Rolf Hoffman se casaba con una estudiante holandesa de arte, Erika Koenige. A partir de ese momento, ambos se embarcaron en una aventura en la que compartirían el placer por el diseño, el arte y lo exquisito.
Herederos de una actividad empresarial relacionada con la confección, ambos hicieron evolucionar una pequeña empresa familiar de costura a una empresa internacional, llamada Van Laack.
Fueron años de conjugar coleccionismo con la empresa familiar, y llevaron su afición por el arte hasta sus últimas consecuencias: su colección de constructivismo soviético evolucionó hasta llegar a lanzar una colección de prendas basada en la revolución de 1917.
En la publicidad de la firma trabajó Marcel Broothaers, el gran conceptual-surrealista belga; Warhol pintó su retrato en 1980 y rediseñó sus camisas para un desfile en su loft de Manhattan. El arte y la moda iban de la mano.
Comenzaron a coleccionar en 1968, Arte Povera y los componentes del Grupo Zero marcaron las primeras adquisiciones de la pareja.
La excelente visión de Rolf Hoffman y su interés por el arte le llevaron al negocio inmobiliario en Nueva York, y más en concreto en Tribeca, donde levantó el primer  edificio de lujo de la zona que, con el tiempo, se convertiría en el lugar más “arty-cool” de la ciudad.
Frank Stella, Bruce Nauman y Mike Kelley formaban para entonces parte de su colección, sin duda hecha de los mejores, con las piezas más espectaculares.
La venta de su empresa textil fue clave para su dedicación exclusiva al coleccionismo al dotarles de la liquidez que todo coleccionista desea.
En 1994 compraron en Berlín una antigua fábrica de galletas en la que dedicaron dos plantas en exclusiva a las obras de arte y, las otras dos, a su residencia. En este peculiar museo hay pintura, fotografía, arte, vídeo, diseño e instalaciones. Todas ellas piezas incuestionables producto de la pasión y una vida dedicada al arte.
Año tras año, se van comprado piezas emblemáticas, nunca en ferias. El museo posee obras de Félix González-Torres, Nan Goldin, Gerhard Richter y otros artistas del olimpo del arte.
Rolf Hoffman falleció en 2001, pero Erika en solitario continúa comprando, y ese espacio berlinés alberga un museo privado, exquisito, pequeño que sólo puede visitarse los sábados con cita previa.
Cuando llega el mes de Julio, Erika recoloca la colección poniendo las nuevas piezas, así la colección está viva, late, crece. Pero hay que cuidar que no se desborde, y eso es tan sólo una cuestión de maestría, que Hoffman lleva practicando desde aquel primer encuentro adolescente con el arte.
Hay personas que dicen que el arte es inútil. El coleccionismo no es juntar, agrupar, poseer. Es compartir. Lo que en principio no tiene razón de existir es lo que queda. Lo que se salva.

Erika Hoffman

Share

Comentarios

  1. india / 30 enero 2012

    Ahora me siento afortunada por pertenecer al grupo de los que saben que los sábados hay un lugar privilegiado que abre sus puertas en Berlín… pero a la vez, apena la inconsciencia de no haberlo sabido antes. Bah! los sentimientos improductivos no me llevarán a Berlín y permanecer mínimo hasta un sábado, así que… me repito, “India, ya sabes que los sábados es el único día que abre al público un lugar privilegiado en Berlín”, de la misma forma que me digo y sé, afortunada por conocer este lugar y la existencia de su escritura, que comparte porque colecciona, que colecciona porque comparte… mientras me quedo juntando y agrupando cada párrafo, Sra.Garrido… para que todos se salven en mi memoria.
    Saludos.

  2. Lola Garrido / 1 febrero 2012

    Gracias India, es un privilegio escribir para personas que mejoran y agrandan el post con sus lucidos comentarios.
    Un saludo agradecido

  3. Pilar Mandl / 2 marzo 2012

    ¿Será suficiente con llamar para conseguir una cita? Cuestión de probar…
    Muchas gracias por la valiosa información.

    Un saludo

    Pilar Mandl

  4. santa eulalia / 8 marzo 2012

    ¡Seguro que sí! Un abrazo Pilar.

Añadir comentario