Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

GUNDLACH, un gran fotógrafo y coleccionista

Más se disfruta de cualquier tema, cuanto más se conoce o iniciado se esté. El fotógrafo alemán F.C. Gundlach (Alemania, 1926) posee una de las colecciones de moda más importantes del mundo. Él ha ocupado un sitio de honor como fotógrafo de moda -se calcula que sus imágenes ocuparon 180 portadas y más de 5.500 páginas en todas las grandes revistas de moda.

Su colección es un lujo: un exuberante recorrido por la fotografía de moda a lo largo de todo el siglo XX. Hay doscientos originales y las firmas de los autores reclaman un respeto. No falta ni uno solo de los grandes.

El elenco de autores incluye, entre otros, a Richard Avedon, Lillian Bassman, Erwin Blumenfeld, Guy Bourdin, Louise Dalh-Wolfe, George Hoyningen-Huene, William Klein, David Lachapelle, Peter Lindberg, Sarah Moon, Helmun Newton, Horst P. Horst, Irvin Penn y Melvin Solkosky.

Galerista, coleccionista, promotor y especie de mecenas renacentista, Gundlach, fue reuniendo obras de sus colegas desde muy joven. A veces las compraba, a veces se las regalaban. Nunca fue un hombre con un ojo clasicista, amaba sinceramente todo tipo de fotografía, siempre que de ella emanase el alma del autor. En su galería de Hamburgo, la mítica PPS, expusieron, entre 1975 y 1992, artistas radicales como Joel Peter Witkin, Nan Goldin, Robert Mapplethorpe o Wolfgang Tillmans O Jurgen Teller.

Convencido de que la moda, además de una manifestación ideal de belleza, es un catálogo de expresiones en las que tienen cabida la distinción y la comunicación para confluir ambas en tendencias históricas, que terminan por ser anticipatorias.

Las fotos de moda reflejan el cambio de lo que viene, y éste es el gran valor añadido. Sus fotografías, recogidas tanto en escenarios naturales como en estudio, se hallan entre la documentación y la escenificación.

Nacido en Heinebach (Hesse) en 1926, F.C. Gundlach está considerado como el fotógrafo de modas más sobresaliente de las primeras décadas de la República Federal de Alemania. Protagonista indiscutible de la escena  internacional a lo largo de cuarenta años, ha llegado a escribir con su obra un capítulo de la historia de este fenómeno, dejando su impronta en la percepción de la misma en Alemania. Supo poner en escena las modas en metamorfosis permanente, las definió a través de las poses y gestos de las modelos y eligió accesorios y escenarios, reflejando así los ideales estéticos y la historia de la moda dentro del cambio social.

“Lo primero que tenemos es la impresión de una persona desde el exterior”, explica uno de los fotógrafos de moda más destacado del siglo XX. Tan poderoso es el elemento de la percepción humana, que contribuye en gran medida a las decisiones que tomamos cada día y para el desarrollo de las historias que, poco a poco, con el tiempo, influyen en el curso de la historia.

Comenzó a tomar fotografías durante los años 1950 y 1960, una de las décadas más importantes del siglo pasado en el que se produjo el cambio social que incluía, entre otros acontecimientos, la emancipación de las mujeres. En éste momento “la imagen de la mujer cambió”, dijo Gundlach; “comenzaron a trabajar y eso les llevó a expresarse con una libertad que hasta entonces no habían tenido”. Esta nueva libertad hizo que la fotografía de moda trabajara con gestos libres que representaban mujeres emancipadas, con lo que se podía percibir mejor su posición en la sociedad y en la vida; cómo se percibe en el mundo que les rodea.

Durante este tiempo, también hubo cambios en el mundo de la moda.  El prêt-à-porter o “ready to wear”, hizo posible que el público en general a llevar la moda de algunos de los diseñadores más aclamados del mundo. Algunos pensaban que esto marcó la muerte de la exclusiva de alta costura, pero no lo hizo.“La moda es siempre una manifestación de espíritu de la época. Es movimiento. La forma describe los gestos de la moda y el espíritu del momento, y a la fotografía de moda a partir de ese  momento se le permitió expresar su personalidad”. Gundlach llevó a sus  modelos a lugares exóticos, a ciudades cosmopolitas, les dio la libertad de expresarse y sentir los lugares.

Y porque se inspiraba en la historia para contar historias, ocupa un lugar prominente en ella.

Share

Comentarios

  1. india / 14 March 2012

    Es una debilidad en mí la imagen de los cuellos, los cuellos anatómicos y los de las hechuras de las ropas… me gustan largos, interminables los primeros… y envolventes los segundos… Imaginará mi deleite con las fotografías seleccionadas para ilustrar este post, desde la primera a pesar del juego de sombras, hasta la última, en la que es un animal tan estilizado como el avestruz, quien lo impone… y sin embargo, “Lo primero que tenemos es la impresión de una persona desde el exterior”… no creo que sean los cuellos en ninguna de ellas aquello en lo que pretenda recaer la atención… habiendo un juego de trenzas, o una geometría atrayente, o un vuelo de capa… incluso una modelo sobre el animal… Lo tomo como ejemplo para mí, de que la fotografía de moda es más que un muestrario de prendas…
    “Más se disfruta de cualquier tema, cuanto más se conoce o iniciado se esté”… y qué cierto! Gracias a leerla, reconozco los nombres que menciona, veo imágenes de ellos que aprendí a través de sus escritos… y satisface aún más la lectura, Sra. Garrido… por lo que le debo un Gracias que escribir con mayúsculas!
    Saludos!

  2. Pilar Mandl / 27 March 2012

    ¡Siempre aprendiendo con tus artículos! “Aprendiendo a conocer para disfrutar” ¡Preciosas la selección de las imágenes!
    Gracias de nuevo por hacernos un poco menos ignorantes.

    Pilar Mandl

Añadir comentario