Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Guy Bourdin: El cuerpo del delito

Hay algo en la fotografía de Guy Bourdin que tiene que ver con las altas temperaturas del verano. Y con los colores brillantes, además de con el surrealismo que por algo se inventó en Francia. Siempre he visto que en las calles y escaparates parisinos hay mucho rojo y azul piscina de hotel de esa costa chic: la francesa.

Los fotógrafos son una especie de pistoleros a los que pagan por disparar sin sangre. Bourdin y sus fotografías se parecen una novela policiaca; el escenario muchas veces aparenta el de un crimen, con una sofisticación casi conceptual. Son escenas muy trabajadas, en las que se recoge únicamente la prueba del delito.

No es corriente, que un fotógrafo trabaje más sobre los accesorios que sobre los vestidos. Bourdin era especialista en zapatos, de ahí que le resulte erótico el añadir un toque casi perverso. Entre el Buñuel más francés y el Breton que afirmaba “la belleza es el comienzo de lo terrible” se encuentran el mundo fotográfico de Guy Bourdin.

Su forma de cuestionar algunos de los tabúes provocan una exagerada controversia. Aunque goza del respeto de los expertos del mundo artístico, es menos conocido en el de la moda que Richard Avedon, Horst, Penn o Helmut Newton.

El erotismo, tan presente en muchas de sus fotografías, es un erotismo sin vida, puro surrealismo y homenaje a las célebres maniquíes de Dalí o Man Ray. Erotismo convulso.

Comenzó su trabajo con anuncios de zapatos para Valentino. Lo hacía retratando espacios sin aire e ingrávidos y descontextualizados, recordando a la fotografía experimental de la Bauhaus. Puro arte: el más excelente.

Toda su fotografía era recreación de escenarios que él se encargaba de dibujar previamente, como si de un “storyboard” se tratara.

Los que conocen bien su trabajo advierten que se adelantó a muchos de los fotógrafos de moda de ahora mismo.

Los accesorios nunca tuvieron importancia hasta que llegaron las fotografías de Bourdin, que parecen sacados de las técnicas del C.S.I, si no fueran anteriores.

En una ocasión, dijo “aprendíamos a conseguir la perfección, porque no existían los retoques por ordenador”, su perfección le llevaba a pedir que se utilizase un agente colorante para hacer que el agua del mar pareciera más azul, o que forzaba peinados excesivos en las modelos.

El zapato es el objeto erótico por excelencia. Hoy perdidos muchos aspectos de la seducción clásica, las mujeres modernas se suben en nombres y apellidos de más de 15 cm. para atraer el deseo. El zapato, si importa.

De alguna manera la fotografía de accesorios es gracias a él una rama independiente de la fotografía de moda.

Share

Comentarios

  1. india / 10 August 2011

    Incluso las que no nacimos con el espíritu de sacrificio para calzarnos 15 cm más de altura, no podemos menos que caer rendidas a la belleza de ese erotismo fetichista, más al ver las fotos y más, al acompañar la visión con la lectura del artículo.
    Y uando la comparativa del CSI que utiliza, como en las pruebas del delito, una prueba es una parte de un todo, y así veo yo las fotos que ilustran el post… el complemento bajo lupa pero sin descartar el todo que se abre tras el aumento del cristal…
    Disfrutar de esta entrada, Sra.Garrido, ha sido como acomodar el cuerpo a uno de esos complementos.
    Saludos!

  2. Pilar Mandl / 10 August 2011

    Excelente como siempre la manera que tiene Lola Garrido de presentarnos a un fotógrafo, llena de agudeza y sarcasmo nos hace mirar a Bourdin desde otro ángulo, con una mirada fresca y diferente.
    ¡Muchas gracias!

Añadir comentario