Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Hedi Slimane: Una mirada esencial

Yves Saint Laurent proclamaba: “Nada más fácil que el escándalo, nada más difícil que confeccionar una chaqueta negra cada temporada”.

Con la fotografía de moda ocurre lo mismo, nada más difícil que una buena toma, una sofisticación simple. Que no sea de publicar y tirar.

La moda existe porque es fotografiada, sin revistas de moda y sin imágenes, pertenecería a un reducidísimo número de personas. Así que no es extraño que las revistas, para enseñar la moda de las grandes casas exijan los mejores ojos, las mejores cámaras. La moda mueve billones de dólares porque es sueño y fascinación. Por lo tanto, tiene que tener un valor añadido: la puesta en escena.

De ahí a que existan fotógrafos entre los grandes modistos hay solo un paso: el talento y la necesidad de controlar hasta el último detalle.

La gran fotografía de moda es esa que siempre está de moda, porque se ha convertido en clásica. Lleva implícito el lema de “quiten, no añadan”.

El último de los grandes, Lagerfeld, es un excelente fotógrafo que además edita una revista de tendencias fotográficas. Sus fotografías son siempre en blanco y negro, siguiendo la estela de los grandes.

Hedi Slimane,el modisto que se ocupó de la línea Dior Homme, dejó la casa en 2007 para dedicarse de manera total a la fotografía. Sus instantáneas son tan famosas como su trabajo para Dior. Sus retratos sencillos, en un contrastado blanco y negro, los cuelga en su web y no permite comentarios.

En ocasiones, hace reportajes de adolescente en conciertos  de música- otra de sus pasiones- y al igual que impuso en su pasarela lo que ya estaba en la calle, en sus fotografías sigue esa misma tendencia.

Sus tomas tienen alma; está el rostro y está la actitud. Los retratados son seres que parecen desnudarse para la cámara, sus miradas traspasan los límites de lo considerado bello. Viendo las fotografías de Slimane entendemos por qué algunos temen a la cámara en manos de un artista. Porque ellos, son capaces de capturar algo que va más allá de lo físico. Sus tomas están hechas al igual que su ropa: con precisión quirúrgica, juvenilmente proporcionadas, desnudas de superficialidad.

Después de estudiar arte en París y al respecto de sus pasiones, aclara “comencé con la ropa a los 16 años, pero mi primera cámara la tuve a los 11”. Ha publicado cuatro tomos de su trabajo con el título “Antología de una década, Hedi Slimane 2000-2010” en los que demuestra que pertenece por derecho propio a la historia de los grandes.

Desde su mirada esteta analiza las tribus urbanas, retrata a esos que parecen vestir su moda y se mantiene en esa idea de “la fotografía es real si baja a la calle”.

Sus fotografías poseen la forma y el tiempo de la elegancia, exenta de barroquismo, instalada en su visión casi griega de ese axioma que dice “la belleza va en la proporción”.

No es un pistolero al que pagan por disparar, es un artista que recoge su tiempo, un tiempo de desasosiego. Tiene algo mágico, decadente y primigenio, algo que se les escapa a los simples capturadores de rostros.

Al abandonar Dior publicó “Siento que lo más importante es permanecer fiel a mis principios y a mi concepción de la moda”. Sus fotografías avalan sus principios.

Share

Comentarios

  1. india / 30 December 2011

    No me queda más que agradecer este fondo blanco donde escribir con letras negras, para dibujar unos aplausos onomatopéyicos que son todo lo que puedo decir para expresar mi admiración, Sra.Garrido.
    “Plash,Plash,Plash!”

  2. Pilar Mandl / 4 January 2012

    Hedi Slimane. Nunca había oído el nombre, pero ya no voy a olvidarlo…
    Gracias de nuevo por enriquecernos.

    Un saludo

    Pilar Mandl

Añadir comentario