Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

La Venecia más contemporanea: Fundación Pinault

Venecia es Casanova, Henry James, la silueta de una dama que escribe novelas policíacas, la plaza indescriptible en su belleza, los palazzos, los canales, las baldosas que pisó Marcel Proust. La magia de Thomas Mann, Hemingway frente a una cerveza en el Harry’s bar. Los ecos de Petrarca…

Todo esto y mucho más encontramos en la bella y húmeda ciudad. Recorrer sus laberínticas  calles, pasear por los canales, es motivo más que suficiente para viajar a Venecia. Sin  embargo, el amante del arte contemporáneo sólo se acercaba a esta envolvente ciudad con  motivo de la Bienal de Venecia. Desde hace unos años se ha convertido, de la mano de  Pinault, en un emblema del pasado que alberga el arte del futuro. Ha tenido que llegar el Dux  de la moda y del lujo para que Venecia, a la que sobra arte por todos los lados, se haya  convertido en un destino inmejorable para ver las propuestas más contemporáneas.

Porque de eso trata esta propuesta: acercarse a Venecia un fin de semana para ver a los  grandes artistas contemporáneos alojados en dos palacios magníficos, el Palazzo Grassi y la  Punta della Dogana. El dueño de la casa de subastas Christie’s y del grupo PPR -que abarca  desde la FNAC a las más grandes marcas de la moda; de Yves Saint Laurent a Balenciaga,  tiene una colección personal de más de 2.500 obras. El viaje supone, además de un paseo a la ciudad soñada, la visita a varios espacios que tienen abiertos al público con parte de su extraordinaria colección privada de arte.

Su entrada en el coleccionismo tuvo lugar en 1990, cuando pagó 6,5 millones de euros por un Mondrian en Christie’s. Ocho años más tarde, este hombre inquieto y tenaz, tomaba el control de la mítica casa de subastas. Desde entonces, la “búsqueda espiritual” que, según él, guía sus elecciones artísticas le acercó al minimalismo a la exuberancia pop y a los mejores artistas de este siglo. “Me interesa el arte que me desafía, que perturba la calma y el consuelo del estilo de vida burgués”, comentó al respecto.

Toda colección si no está expuesta es un misterio y Pinault quiso tener su museo en una isla sobre el Sena, los permisos se eternizaron y puso sus ojos sobre la “Serenissima” porque según declaró “la eternidad es para el arte, no para los proyectos destinados a servirlo”.

En 2005 adquirió a los Agnelli el 80% del Palazzo Grassi y encargó a Tadao Ando su remodelación para, finalmente, en 2007 abrir sus puertas en medio de una gran expectación internacional.

Este 2009 inauguró su segunda sede en la Punta della Dogana, ese bello triángulo del Gran Canal junto a la barroca iglesia de Santa María della Salute, que fue concebida en el siglo XV como Aduana del Mar, el edificio que estaba degradándose se ha convertido en Museo de Arte Contemporáneo. Dos años de trabajo y 29 millones de euros han tornado sus 5.000 metros cuadrados en un espléndido museo, que emociona con sus espacios sus obras y sus maravillosas vistas. Pinault y Ando han recibido elogios por la «arquitectura espectacular, audaz y discreta, así como su respeto al pasado».

El uso del hormigón gris de Ando, silencioso y pictórico da paso a dos pisos con vistas sobre la laguna. Los techos mantienen la impresionante estructura original de vigas de madera, restauradas a la perfección y reforzadas con atados metálicos. El exterior de las paredes con el ladrillo rojo, restaurado al modo tradicional, crea un ambiente neutro en el cual las piezas concebidas para esos espacios se encuentran en un diálogo perfecto. La arquitectura del lugar proporciona una experiencia estética de primera magnitud.

La colección de arte contemporáneo del millonario es una de las colecciones privadas más importantes del mundo y se muestra al público de la mejor forma posible. Los dos edificios elegidos están unidos por el agua del Gran Canal y reúnen las mejores obras del panorama del arte actual desde vídeo-arte a esculturas o incluso instalaciones sensoriales.

En estos dos emblemáticos edificios se exponen obras de artistas como González Torres,
Richard Prince, Murakami, Bruce Nauman, Hiroshi Sugimoto, Franz West, Rachel Whiteread o
Fischli & Weiss. El caballo disecado de Maurizio Cattelan que asombra nada más traspasar la cortina de cuentas de cristales de Félix González-Torres, da paso a otra instalación monumental y exquisita con cuadros de Sigmar Polke, en el piso superior una instalación de los Champman y su representación de los infiernos, así como retratos de Cindy Sherman o las monumentales telas de Rudolf Stingel son algunas de las piezas estrella de esta muestra única. Todo es impactante, estimulante, en un continente tan artístico y espectacular como respetuoso con el contenido.

Share

Comentarios

  1. Laura Hueto Puig / 4 June 2011

    Déu meu, quines ganes d’anar-hi i veure-ho tot amb els meus propis ulls…

  2. Inma / 17 July 2011

    Estoy mirando billetes a Venecia

  3. Isabel Inacio / 2 May 2013

    Ganas de volver a Venecia solo para visitar la Fundación. ¿El corazón es de Joana Vasconcelos, verdad? Gracias.

Añadir comentario