Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Luis Sans entrevista a Mayte de la Iglesia, modelo y fashion blogger

Mayte de la Iglesia es modelo de profesión y bloggera de moda por afición. Doce años de profesión le han permitido participar en desfiles nacionales e internacionales, además de realizar varias campañas de imagen  y publicidad, así como editoriales en las revistas referentes del sector de la moda.

Actualmente sigue inmersa en la vorágine del fashion system,  colaborando en diversos medios como estilista y lanzando su colección cápsula para una reconocida firma de lencería. A través de su blog http://mitmebymayte.blogspot.com, la modelo refleja todas las experiencias que día a día le aporta su trabajo.

Hoy, Luis Sans entrevista a la modelo Mayte de la Iglesia, quien nos aporta una nueva perspectiva desde el interior del mundo de la moda.

 

¿Qué debe aportar la moda hoy?

La moda debe ser, como siempre ha sido, transmisora de los valores de cada cultura y momento histórico. Si lo pensamos, las revoluciones estéticas están vinculadas a la historia de una manera muy intrínseca. Actualmente, de la moda sólo se espera su faceta más superficial en cuanto a la propuesta en tendencias, parece que carece de mensaje.

Para ti, ¿modernidad es sinónimo de ruptura o de evolución?

Sin duda, evolución. Aunque se haya de romper con los criterios vigentes de manera abrupta. Precisamente en moda todo se mueve de un extremo al opuesto en cuestión de unas temporadas, la evolución no se construye sobre un método espectral.

En tu opinión, ¿quiénes forman parte de la intelligentsia del fashion system actualmente?

Se habla sobre los  grandes diseñadores, las directoras de las cabeceras de moda más reputadas, las it girls, los iconos, quién se antepone a quién y a merced o capricho unos ceden ante otros. Pues bien, para mí están los fabricantes de tejidos sobre quienes no se habla y en cambio son los que proponen tejidos, acabados, y en la actualidad recae sobre ellos la labor de evolución en materiales, son ellos quienes generan lo que los diseñadores adquieren. A posteriori éstos, diseñan, confeccionan y muestran. Las estilistas y directoras de moda se enamoran o marginan dicha colección. El gran público y consumidor ve, absorbe o rechaza. Y de nuevo si el material ha sido un éxito y se vende fenomenal el fabricante lo vuelve a lanzar pero amplia gamas y posibilidades. Al final resulta que todos podemos ser  esa élite.

Conoces el mundo de la moda desde varias perspectivas: modelo de pasarela, fotografía, campañas y ahora también colaboras en medios escritos como YoDona, Tendencias Valencia o tu propio blog. ¿En cuál de estas áreas te sientes más cómoda? ¿Dónde te ves en un futuro próximo?

Me siento cómoda en todas ellas, las desarrollo con auténtica pasión y disfrute. No dispongo de mucho tiempo y  me cuesta aventurarme en proyectos en los que no creo, para empezar, fehacientemente en mí misma, luego valoro las posibilidades reales de compromiso y si surge una apetencia por llevarlo a cabo, lo hago. He dicho “No” a muchas propuestas porque me sentía insegura o excesivamente expuesta a las expectativas de lo que los demás podían esperar de mí. Por eso he aprendido que cada uno ha de encontrar el momento óptimo para desarrollar nuevas facetas. Es el único modo de llevarlas a cabo con éxito.

¿Cuáles son tus diseñadores favoritos?

En líneas generales suelo distinguir entre la moda que utilizo y la que me embelesa pero  para nada tiene que ver con mi estilo y personalidad.  Adoro los diseños de Ghesquière para Balenciaga, Rodarte, Tisci para Givenchy, McQueen…. Pese a que no sean en absoluto mis referentes a la hora de vestir. Me identifico más con Miu-Miu, Prada, Burberry o Lanvin. También soy una ferviente seguidora de la moda española y me encantan Ailanto, Josep Font o Teresa Helbig.

¿Qué profesional del mundo de la moda te ha impactado más? ¿A quien te gustaría conocer?

Como modelo me impresionaban todos. A excepción cuando desconocía quienes eran. Se vive tan bien en la ignorancia. Todavía recuerdo el primer día que trabajé junto a Katie Grant: desconocía quien era y lo relevante que era en su ámbito laboral, lo que me ayudó a mostrarme más relajada aunque igualmente profesional. Con Tom Ford, archiconocido, de los nervios o la emoción hasta salivaba.

Conocer por conocer no es algo que  me entusiasme. Cuando recalan importantes personajes de la industria de la moda en cualquier país por algún motivo profesional y les presentan la fauna autóctona me pregunto qué deben pensar. Al fin y al cabo conocer a alguien es escuchar lo que te están contando y tengo serias dudas de que tengan ganas de oir incesantemente y de manera repetitiva lo mucho qué te gusta su trabajo.

¿Qué otras disciplinas creativas te interesan?

La decoración, por aquello de abstraerme de lo qué es mi vida las 24 horas. Es decir, moda en todas sus vertientes. La literatura y la cocina, me apasionan.

¿Qué papel crees que desempeñan los blogs y las redes sociales en la difusión de los mensajes de la moda y de las tendencias?

Actualmente, el mismo que cualquier medio de comunicación. Son una nueva vía de contacto más directo con los lectores con los que hay una relación de compromiso y  honestidad en el mensaje que se lanza. Por eso las firmas están tan interesadas en crear vínculos beneficiosos para todos. Nosotros gestionamos la información y ellos popularizan su producto.

También hay tendencias que surgen desde el movimiento blogger cuando actuamos como entidad y nos apoyamos en nuestros proyectos o aquellos que nos entusiasman. Al lanzar la mini colección para la firma de lencería, precisamente bajo el nombre del blog, gran parte de la comunidad blogger ha cubierto la noticia y eso le ha dado una difusión muy amplia que de todo otro modo hubiese sido complicada en una determinada brevedad de tiempo.

¿Compras por Internet? En caso afirmativo, ¿qué es lo último que has comprado?

Nada de moda, soy un desastre escogiendo tallas y haciéndome a la idea sobre como puede llegar a sentar la prenda. Si no me puede enamorar una pieza por su tejido, acabados o patrón cuando la tengo frente a mí, ¿cómo lo voy a hacer a través de una pantalla? En cambio para adquirir flores o regalos, es de lo más útil.

Cuando te vistes ¿das importancia a los accesorios? ¿cómo definirías tu estilo?

No sé definir mi estilo. Sé escoger las prendas que me gustan y con las que me siento identificada. Según los demás soy muchas cosas, en mi pueblo, por ejemplo, soy simplemente una fashion victim, un término que me hace mucha gracia porque sí lo soy, pero no precisamente por mi imagen. Otros dicen que tengo una imagen vintage, cuando detesto comprar ropa de segunda mano.

Los complementos son un vaivén. Según épocas me pongo hasta arriba de abalorios. Ahora estoy en un momento muy parco aunque ostentoso, es decir una única pieza, un collar o un anillo o unos pendientes, pero todo en tamaño extra grande. Lo que si soy es una forofa de los bolsos y sobre todo del calzado. No sé cuántos pares tengo y mejor que no piense en ello.

Share

Añadir comentario