Fondo Santa Eulalia

Moda tendencias y estilo en Barcelona – Blog Santa Eulalia

Puisque Paris c’est une femme

De París se dicen muchas cosas, entre ellas que es una mujer. Escritores, como la americana Gertrude Stein, y otros grandes admiradores de la ciudad hacen esta comparación. La famosa bailarina y cantante Josephine Baker eligió la ciudad de la luz para su debut y con sensuales movimientos de cadera entonó su  ¨París Paname ¨. La artista intuía que el marco elegido era el lugar idóneo por su ”charme” y con su letra cubría a la capital francesa de elogios. La  Place Vendôme y las avenidas más chic de la ciudad brillan de una manera especial cuando se dan cita los grandes de la aguja  que nos seducen con sus propuestas. Balenciaga, Lanvin, Céline o la romántica Nina Ricci, junto con nuevas firmas como Erdem, Preen o Hakaan son algunas de las casas  que la iluminan y hacen de París lo que es.

Nicolas Ghesquière para Balenciaga rebusca en los años 60 y 70 y, son  la cultura mod y las bandas rockabilly donde encuentra la inspiración para crear un ambiente underground de lujo. Los  tupés engominados y, de fondo, la canción de Grease “You are the want  that I want”  son el hilo conductor con el que Guesquière presenta una colección de siluetas rígidas y amplias, y colores intensos como el rojo o negro. Los accesorios más destacados son los zapatos ”Boogie” reinventados y las cazadoras de piel, que dan como resultado el  look frío y un tanto rebelde que ansiaba el diseñador.

Con Lanvin el glamour está al  vivo en cada prenda que presentó su diseñador,  Alber Elbaz, para la maison. Una colección ecléctica, donde la paleta de colores va del rosa suave al rojo vivo, del marrón al amarillo ácido y en la que las líneas de un minimalismo rotundo van a prendas que se ajustan como una segunda piel.  Varios son los ingredientes que ha incluido  el diseñador  para crear una colección moderna y fluida. Faldas drapeadas  que parecen volar adaptadas a tops ajustadísimos con detalles tribales y sin dejar de mencionar los zapatos al más puro estilo gladiator.

Con Céline la expectación es palpable. Phoebe Philo abraza el minimalismo sin quitar elegancia y sofisticación a sus colecciones. Sus prendas, construidas a base de tejidos que parecen almidonados, son de líneas sencillas y crean siluetas geométricas de un blanco monacal. La colección incluye pantalones de talle altísimo con tops en amarillo ácido, rojo o verde y vestidos ribeteados  con una sutil  piel que adorna la prenda sin llegar al exceso. La diseñadora británica ha creado en poco tiempo piezas icono para la firma francesa como es su exquisita colección de accesorios en la que mezcla sin piedad el yute natural con el pitón en  colores flúor que ambientan las vitrinas de los más importantes stores de lujo.

Una vez más el romanticismo se respira en  Nina Ricci. Lazos, volantes, encaje, puntillas,  y colores como el blanco, nude  y una amplia gama de rosas son los elementos utilizados en una colección en la que el diseñador Peter Copping encuentra  inspiración en las estancias griegas de la isla de Skorpios,  donde en su día Jackie Kennedy-Onassis lució sus más que fotografiados vestidos T-shirt.

Erdem Moralioglu lanza su mirada hacia la Haute Couture. El diseñador británico ya  puede presumir de ser uno de los más aclamados por las celebrities de medio mundo y de tener a sus pies al  mercado norteamericano. Moralioglu rinde homenaje al diseñador Fortuny, maestro de los plisados irregulares con sus vestidos de escote halter  y sus faldas de corte campana. Además hace del más que respetado vestido Delfos un enlace hacia su colección cuajada de estampados en azul y negro. Vestidos camiseros en mangas de popelin o puños de organza  son muchas de las ideas que el diseñador  acaricia para crear una colección elegante.

Preen es otra firma por la que apuesta Santa Eulalia. La segunda colección de Justin Thornton y Thea Bregazzi es un guiño a la sex-symbol Brigitte Bardot en su película Shalako. Los diseñadores reinterpretan la camisa de clara inspiración victoriana totalmente abotonada pero sin perder el punto salvaje con pantalón de gamuza que se ajusta como una segunda piel. El bustier de líneas asimétricas en rojo, viola o el clásico negro es una de las piezas del puzzle en el cual los diseñadores se la  juegan con destreza junto a otras  prendas como faldas en seda estampada y cárdigans repletos de detalles.

Con un casting de lujo en el que se encontraban las tops Daria Werboy, Isabeli Fontana, Natalia Vodianova o Anja Rubik, el diseñador turco Hakaan quería causar  buena impresión en su primer show. No fue difícil pues se encontraban respaldándolo amigas como Naomi Campbell y Eva Herzigova o el prestigioso fotógrafo de moda Mer Alas. La  mejor compañía para presentar una colección de siluetas ajustadas pero de cortes precisos en  blanco, gris perla o negro total en mini vestidos o monos de seda trasparente.

Share

Añadir comentario