ALEXANDER MCQUEEN / MODA HOMBRE / JULIO

Alexander McQueen y su hombre romántico para el próximo otoño invierno 2019

La firma Alexander McQueen desvela una colección masculina de línea romántica y elegante para el próximo otoño/invierno’19.

El diseñador homónimo de su propia firma nació en los años 70 en el conocido barrio londinense de East End. Reconocido por tener a toda una larga lista de mujeres deseosas de poseer cada uno de sus diseños, la mente privilegiada de este inglés vio la luz por primera vez en 1993 con su primera colección bajo el nombre de Alexander McQueen con el título Taxi Driver.

Una firma reconocida a nivel mundial por sus diseños, que son obras en sí mismas, se caracteriza por su puesta en escena y un vestuario que es propio de un salto al pasado. Así es la marca que nació en Londres para pasar a ser una casa deseada por más de medio mundo. Futurismo, tecnología, clasicismo y un toque canalla se entremezclan para crear la gran firma Alexander McQueen.

La belleza de una colección que no necesita ser presentada

El dandy africano en su versión menos barroca, punto de partida para la colección presentada por la firma para el próximo otoño-invierno. Por primera la presentación ha tenido lugar fuera de las habituales pasarelas internacionales. Una decisión tomada por la convicción de haber creado unas piezas elegantes y bellas que no necesitan explicación. Esta temporada, a través del complejo equilibrio entre sencillez y abundancia que caracteriza los diseños de Burton para Alexander McQueen, toma como referente la colección de mujer que surgió del optimismo y la libertad creativa de los años 80 tras la depresión de la posguerra.

Vale la pena profundizar en los archivos del pasado para volver a imaginar emocionantes posibilidades para el futuro. Y esto es exactamente lo que Alexander McQueen hizo con su colección de ropa de hombre Otoño / Invierno 2019. En ella rindie homenaje al Norte (el hogar de la directora creativa), pero con nostalgia por los tiempos pasados.

Una colección de contrastes

Para la colección, los ideales contrastantes se combinaron a la perfección, como remolinos de pintura que eventualmente desaparecen entre sí. El optimismo de los 50 fusionados con la libertad creativa de los 80 son la base de la influencia creativa. El realismo áspero se encuentra con el romanticismo inglés.

El tradicional negro, blanco y gris tan presentes en la firma, ceden protagonismo a colores más llamativos como el rojo, el rosa o el azul. Los vemos en su versión total look o en estampados forales y de cuadros XXL. Las piezas de cuero y gabardinas completan un vestuario de fantasía del hombre del siglo XXI con la nostalgia por el pasado. Pinceladas de contraste, donde atrevidos chalecos y broches de rosas inglesas complementan los tradicionales chaqués Príncipe de Gales con rayas magenta.

En Santa Eulalia podrá encontrar una selección pensada exclusivamente para nuestros clientes más atrevidos y elegantes.