EL PAÑUELO DE BOLSILLO

[:es]

por Claudio Vauban

El pañuelo de bolsillo –llamado pochette, en francés, pocket square o handkerchief en inglés– es un detalle que completa la indumentaria masculina y que demuestra como pocos complementos el buen gusto en el vestir de quien lo lleva.

trajes de hombre

La tradición de llevar un pañuelo, para con el fin de protegerse o por motivos higiénicos es muy antigua. Se remonta al Antiguo Egipto, y a las civilizaciones clásicas. En su uso con finalidad puramente ornamental y de distinción social es mucho más reciente. Las damas de la corte en el siglo XVI solían llevar en la mano pañuelos delicadamente decorados que, dependiendo del momento y sus intenciones, agitaban con gracia o dejaban caer sutilmente.

Contrariamente a lo que se suele afirmar, no fue Brummel quien introdujo el pañuelo de bolsillo en su uso actual, por la sencilla razón de que las chaquetas de su tiempo no llevaban bolsillo exterior. Fue a finales del siglo XIX y principios del XX cuando se comenzó a completar la indumentaria formal mostrando un elegante pañuelo de seda, de algodón de lino o de lana. Su uso se extendió a partir de los años 20. A su generalización contribuyeron elegantes actores de cine, como Fred Astaire, Cary Grant o Gary Cooper.

A partir de los años 70, fue desapareciendo de las chaquetas, hasta finales de los 90, cuando se ha venido recuperando progresivamente. Hoy en día un traje de hombre se ve incompleto sin el detalle del pañuelo.

CÓMO DOBLARLO

Existen una infinidad de maneras de colocarse el pañuelo en el bolsillo. Deberá escogerse la más indicada teniendo en cuenta la forma y dibujo del pañuelo, su combinación cromática con el resto de las prendas, y si acompaña una indumentaria formal o no formal y, sobretodo la personalidad y estilo de uno mismo, que tendrá que sentirse cómodo con la opción elegida. Además de la docena de maneras clásicas de preparar el pañuelo para colocarlo en el bolsillo, cualquier combinatoria personal puede dar con una manera alternativa y personal de lucir el pañuelo.

El más habitual y, a la vez, sencillo y elegante modo de llevar el pañuelo es el de plegado plano, que los británicos llaman “presidencial”, en el que éste es doblado en ángulo recto, de manera que entre perfectamente en el bolsillo, mostrando en el exterior aproximadamente un dedo de pañuelo, con los pliegues en lugar de los bordes (en cuyo caso estaríamos hablando del llamado doblado clásico). Es el modo más indicado para un traje de hombre.

trajes de hombre

trajes de hombre

Dependiendo de la manera en que se doble un pañuelo, podrán mostrarse, perfectamente alineados y sin mucha dificultad de preparación, un pico, dos picos, tres picos y hasta los cuatro picos del pañuelo. Estas alternativas son las más indicadas para aquellos handkerchiefs cuyos bordes ha sido especialmente trabajados en un trabajo de plegado excelente o en doble color.

La alternativa contraria es el llamado puff, en el que el pañuelo se muestra de forma abultada con las puntas y bordes ocultos. Es el modo más informal y el más indicado se trata de un pañuelo estampado, por ejemplo, de pequeños lunares. En el momento de preparación del pañuelo su portador elegirá lo ancho y alto que se mostrará el pañuelo sobre el bolsillo. Como reverse puff se conoce un modo semejante al de los tres o cuatro picos, sólo que en este caso se presentan sin plegar, tal como surge espontáneamente en su preparación; idéntica a la del puff, pero invirtiendo la parte introducida en el bolsillo.

Otras alternativas comunes son el winged peak –un pico que muestra sólo los pliegues y ocultas los bordes-, angled peaks –que muestra tres o cuatro picos plegados lateralmente, la rosa – en el que el interior del pañuelo es enrollado para simular la copa de una rosa y la escalera –que muestra tres ‘falsos picos’ ascendentes. Dependiendo del arte que uno tenga, será capaz de crear nuevas alternativas, con la asistencia que pueda darle las técnicas y trucos del origami japonés si quiere ser realmente original.

CÓMO COMBINARLO

trajes de hombre

Es una pregunta que no necesitarán responder aquellos que opten por llevar un pañuelo blanco en cualquier caso y circunstancia. Está elección dará el resultado más elegante cuando se vista un esmoquin o un traje, pero un pañuelo blanco aparecerá muy probablemente algo pobre e incluso inapropiado junto a una chaqueta informal.

A la hora de combinar los colores de la indumentaria un error habitual es un exceso de coincidencias, particularmente en la combinación del pañuelo de bolsillo y la corbata (hay incluso algunas casas que los venden a juego con, exactamente, el mismo estampado).

En el arte de combinar colores la gracia está en la capacidad de compaginar aquellos que, para muchos, parecerían irreconciliables (como, por ejemplo, una paleta que combine elegantemente el azul, gris y el beige).

Cuando se opta por pañuelos de bolsillo de colores lo más habitual es utilizar aquellos que presentan las tonalidades más vivas de colores básicos, pañuelos de seda con rojos intensos, amarillos, naranjas, azul eléctrico o verde loro. De este modo, el pañuelo podrá combinarse exclusivamente con la corbata o –para los más atrevidos– también con los calcetines, pero difícilmente guardará alguna relación (por similitud o antagónica) con la chaqueta –o con la camisa si se trata de una indumentaria informal.

FABRICANTES DE PAÑUELOS

trajes de hombre

Prácticamente todos los fabricantes de buenas corbatas elaboran estupendos pañuelos de seda, entre los que cabe destacar el caso de Drake’s. Desde que Michael Drake, Jeremy Hull e Isabel Dickson fundaron este establecimiento en 1977, los pañuelos estampados eran uno de sus piezas favoritas. Adquirida por la firma de inversores privados de Li & Fung, procedentes de Hong Kong, el Drake’s de hoy sigue elaborando a mano en Londres interesantes pañuelos de seda. Caso similar al de Drake’s es el Charvet. Turnbull y Asser, Etro, Tom Ford o Rubinacci son también algunas marcas que incluyen entre sus colecciones algunos pañuelos de bolsillo interesantes con tejidos que encargan a terceros.

SIMONNOT-GODARD

trajes de hombre

El de esta casa francesa es un caso único. Se trata del último tejedor francés de pañuelos de bolsillo de lujo. Muchos de los pañuelos que venden las primeras marcas del mundo del lujo y de la moda han sido realizados por esta compañía, fundada en 1787. En sus inicios se dedicó a la producción de finos linos, batistas y tejidos par el hogar.

El matrimonio de  Louis Victor Simonnot con Marie Godard supuso la fusión de dos empresas que unidas, se especializaron en la producción de tejidos finos para alta costura ganándose la confianza de casas como Chanel, Dior, Lanvin o Yves Saint Laurent. El pañuelo era, en aquellos tiempos para la firma, sólo una pequeña parte del negocio. Fue su actual responsable y propietario, Benjamin Simonnot quien, tras adquirir el negocio casi arruinado a su tío, decidió concentrarlo en la producción de  los mejores pañuelos de bolsillo del mundo.

Es importante destacar el control completo de todo el proceso de elaboración de sus pañuelos, empezando por su diseño, que en ocasiones se ha obtenido de los archivos históricos de la maison o reinterpretando de acuerdo con los gustos y tendencias de la moda masculina. El siguiente paso es la producción del tejido, generalmente en series cortas o muy cortas, cuando se trata de ediciones limitadas.

La especialización en el proceso de costura –fundamentalmente del cosido del dobladillo– tiene sus técnicas y sus normas de calidad. Estás son algunas de ellas:  debe tener cómo mínimo cuatro puntadas por centímetro, el hilo con el que se cose debe ser el mismo con el que se ha tejido el pañuelo, las esquinas del pañuelo no deben cortarse, se giran en ángulo recto, sin rastrillar ni doblar, no hay que detenerse en el medio de un dobladillo para evitar que cambie su apariencia y se mantenga recto con un grueso regular.

Desde el hilo hasta el producto final, se requieren cinco meses para terminar un pañuelo de Simonnot Godard, como los que ilustran este artículo, lo que expresa su complejidad y su excelencia.

 [:ca]

Per Claudio Vauban

El mocador de butxaca -anomenat pochette, en francès, pocket square o handkerchief en anglès- és un detall que completa la indumentària masculina i que demostra com pocs complements el bon gust en el fet de vestir de qui el porta.

La tradició de portar un mocador, per tal de protegir-se o per motius higiènics és molt antiga. Es remunta a l’Antic Egipte, ia les civilitzacions clàssiques. En el seu ús amb finalitat purament ornamental i de distinció social és molt més recent. Les dames de la cort al segle XVI solien portar a la mà mocadors delicadament decorats que, depenent del moment i les seves intencions, agitaven amb gràcia o deixaven caure subtilment.

Contràriament al que se sol afirmar, no va ser Brummel qui va introduir el mocador de butxaca en el seu ús actual, per la senzilla raó que les jaquetes del seu temps no portaven butxaca exterior. Va ser a finals del segle XIX i principis del XX quan es va començar a completar la indumentària formal mostrant un elegant mocador de seda, de cotó de lli o de llana. El seu ús es va estendre a partir dels anys 20. A la seva generalització van contribuir elegants actors de cinema, com Fred Astaire, Cary Grant o Gary Cooper.

A partir dels anys 70, va anar desapareixent de les jaquetes, fins a finals dels 90, quan s’ha anat recuperant progressivament. Avui en dia un vestit d’home es veu incomplet sense el detall del mocador.

Com doblegar-ho

Hi ha infinitat de maneres de col·locar-se el mocador a la butxaca. Haurà d’escollir-se la més indicada tenint en compte la forma i dibuix del mocador, la seva combinació cromàtica amb la resta de les peces, si acompanya una indumentària formal o no i, sobretot la personalitat i estil d’un mateix, que haurà de sentir-se còmode amb l’opció triada. A més de la dotzena de maneres clàssiques de preparar el mocador per col·locar-ho en la butxaca, qualsevol combinació personal pot donar amb una manera alternativa i personal de lluir el mocador.

La més habitual i, alhora, senzilla i elegant manera de portar el mocador és la de plegat pla, que els britànics anomenen «presidencial», en la qual aquest és doblat en angle recte, de manera que entre perfectament a la butxaca, mostrant a l’exterior aproximadament un dit de mocador, amb els plecs en lloc de les vores (en aquest cas estaríem parlant de l’anomenat doblat clàssic). És la manera més indicada per a un vestit d’home.

trajes de hombre trajes de hombre

Depenent de la manera en què es dobli un mocador, podran mostrar-se, perfectament alineats i sense gaire dificultat de preparació, un pic, dos pics, tres pics i fins als quatre pics del mocador. Aquestes alternatives són les més indicades per a aquells handkerchiefs que tenen les vores especialment treballades en un plegat excel·lent o en doble color.

L’alternativa contrària és l’anomenat puff, en què el mocador es mostra de forma voluminosa amb les puntes i vores ocultes. És la manera més informal i la més indicada, es tracta d’un mocador estampat, per exemple, de petits lunars. En el moment de preparació del mocador el seu portador triarà l’ample i alt que es mostrarà el mocador sobre la butxaca. Com reverse puff es coneix una manera semblant al dels tres o quatre pics, només que en aquest cas es presenten sense plegar, tal com sorgeix espontàniament en la seva preparació; idèntica a la de puff, però invertint la part introduïda a la butxaca.

Altres alternatives comuns són el winged peak -un pic que mostra només els plecs i oculta les vores-, angled peaks -que mostra tres o quatre pics plegats lateralment, la rosa – en el qual l’interior del mocador és enrotllat per simular la copa d’una rosa i l’escala -que mostra tres ‘falsos pics’ ascendents. Depenent de l’art que un tingui, serà capaç de crear noves alternatives, amb l’assistència que pugui donar-li les tècniques i trucs de l’origami japonès si vol ser realment original.

Com combinar-ho

trajes de hombre

És una pregunta que no necessitaran respondre aquells que optin per portar un mocador blanc en qualsevol cas i circumstància. Aquesta elecció donarà el resultat més elegant quan es vesteixi amb un esmòquing o un vestit, però un mocador blanc quedarà pobre i fins i tot inadequat al costat d’una jaqueta informal.

A l’hora de combinar els colors de la indumentària un error habitual és un excés de coincidències, particularment en la combinació del mocador de butxaca i la corbata (hi ha fins i tot algunes cases que els venen a joc amb, exactament, el mateix estampat).

En l’art de combinar colors la gràcia està en la capacitat de compaginar aquells que, per a molts, semblarien irreconciliables (com, per exemple, una paleta que combini elegantment el blau, gris i el beix).

Quan s’opta per mocadors de butxaca de colors el més habitual és utilitzar aquells que presenten les tonalitats més vives de colors bàsics, mocadors de seda amb vermells intensos, grocs, taronges, blau elèctric o verd lloro. D’aquesta manera, el mocador podrà combinar-se exclusivament amb la corbata o -per als més atrevits- també amb els mitjons, però difícilment guardarà alguna relació (per similitud o antagònica) amb la jaqueta -o amb la camisa si es tracta d’una indumentària informal.

FABRICANTS DE MOCADORS

Pràcticament tots els fabricants de bones corbates elaboren fantàstics mocadors de seda, entre els quals cal destacar el cas de Drake ‘s. Des que Michael Drake, Jeremy Hull i Isabel Dickson van fundar aquest establiment el 1977, els mocadors estampats eren una de les seves peces favorites. Adquirida per la signatura d’inversors privats de Li & Fung, procedents de Hong Kong, el Drake ‘s d’avui segueix elaborant a mà a Londres interessants mocadors de seda. Cas similar al de Drake ‘s és el Charvet. Turnbull i Asser, Etro, Tom Ford o Rubinacci són també algunes marques que inclouen entre les seves col·leccions alguns mocadors de butxaca interessants amb teixits que encarreguen a tercers.

Simonnot-Godard

El d’aquesta casa francesa és un cas únic. Es tracta de l’últim teixidor francès de mocadors de butxaca de luxe. Molts dels mocadors que venen les primeres marques del món del luxe i de la moda han estat realitzats per aquesta companyia, fundada el 1787. En els seus inicis es va dedicar a la producció de fins llis, batistes i teixits per la llar.

El matrimoni de Louis Victor Simonnot amb Casa Godard va suposar la fusió de dues empreses que unides, es van especialitzar en la producció de teixits fins per  alta costura guanyant-se la confiança de cases com Chanel, Dior, Lanvin o Yves Saint Laurent. El mocador era, en aquells temps per a la signatura, només una petita part del negoci. Va ser el seu actual responsable i propietari, Benjamin Simonnot qui, després d’adquirir el negoci gairebé arruïnat al seu oncle, va decidir concentrar-lo en la producció dels millors mocadors de butxaca del món.

És important destacar el control complet de tot el procés d’elaboració dels seus mocadors, començant pel seu disseny, que en ocasions s’ha obtingut dels arxius històrics de la maison o reinterpretant d’acord amb els gustos i tendències de la moda masculina. El següent pas és la producció del teixit, generalment en sèries curtes o molt curtes, quan es tracta d’edicions limitades.

L’especialització en el procés de costura fonamentalment del cosit de la vora- té les seves tècniques i les normes de qualitat. Aquestes són algunes d’elles: ha de tenir com a mínim quatre puntades per centímetre, el fil amb què es cus ha de ser el mateix amb el qual s’ha teixit el mocador, les cantonades del mocador no s’han de tallar, es giren en angle recte, sense rastellar ni doblegar, no cal aturar-se al mig d’una vora per evitar que canviï la seva aparença i es mantingui recte amb un gruix regular.

Des del fil fins al producte final, es requereixen cinc mesos per acabar un mocador de Simonnot Godard, com els que il·lustren aquest article, el que expressa la seva complexitat i la seva excel·lència.

 [:en]

by Claudio Vauban

The pocket handkerchief or pocket square –called pochette in french– is a detail that completes the men’s attire and an accessory that as few, prove the good taste of he who’s wearing it.

trajes de hombre

The tradition of wearing a handkerchief, whether to cover up or for health reasons is very old, dating back to Ancient Egypt and the classic civilizations. Its use intended for ornament or social purposes is more recent. The ladies of the court in the 16th century used to wear delicately embellished handkerchiefs that, depending of the moment and their intentions, they would graciously wave or subtly drop.

Contrary to what it’s said, it wasn’t Brummel who introduced the pocket square to its current use, for the simple reason that jackets in that time didn’t have an outside pocket. It was at the end of the 19th century and beginning of the 20th when formal attire started to be completed with an elegant silk, cotton or wool handkerchief. Its use started spreading during the 20s with the help of elegant movie actors like Fred Astaire, Cary Grant or Gary Cooper.

In the 70s, it started to disappear from jackets, until the end of the 90s, when it began to eventually reappear. Nowadays, a men’s suit is incomplete without a pocket square.

HOW TO FOLD IT

There are infinite ways of placing the pocket square. It should be chosen depending on the form and drawing of the handkerchief, its chromatic combination, if its completing a formal or casual attire, and above all our own personality and style. Besides the usual or classic ways of placing the handkerchief inside a pocket, any other personal combination could be an alternative to wearing the pocket square.

The most usual, and at the same time the most elegant way of carrying the pocket square is what the British call «presidential», in which it’s folded in a right angle, in a way that perfectly fits the pocket, showing approximately a finger of handkerchief, and the pleats instead of the edges (in which case we would be talking about the classic fold). This is the most appropriate way for a men’s suit.

trajes de hombre

trajes de hombre

Dependiendo de la manera en que se doble un pañuelo, podrán mostrarse, perfectamente alineados y sin mucha dificultad de preparación, un pico, dos picos, tres picos y hasta los cuatro picos del pañuelo. Estas alternativas son las más indicadas para aquellos handkerchiefs cuyos bordes ha sido especialmente trabajados en un trabajo de plegado excelente o en doble color.

La alternativa contraria es el llamado puff, en el que el pañuelo se muestra de forma abultada con las puntas y bordes ocultos. Es el modo más informal y el más indicado se trata de un pañuelo estampado, por ejemplo, de pequeños lunares. En el momento de preparación del pañuelo su portador elegirá lo ancho y alto que se mostrará el pañuelo sobre el bolsillo. Como reverse puff se conoce un modo semejante al de los tres o cuatro picos, sólo que en este caso se presentan sin plegar, tal como surge espontáneamente en su preparación; idéntica a la del puff, pero invirtiendo la parte introducida en el bolsillo.

Otras alternativas comunes son el winged peak –un pico que muestra sólo los pliegues y ocultas los bordes-, angled peaks –que muestra tres o cuatro picos plegados lateralmente, la rosa – en el que el interior del pañuelo es enrollado para simular la copa de una rosa y la escalera –que muestra tres ‘falsos picos’ ascendentes. Dependiendo del arte que uno tenga, será capaz de crear nuevas alternativas, con la asistencia que pueda darle las técnicas y trucos del origami japonés si quiere ser realmente original.

CÓMO COMBINARLO

trajes de hombre

Es una pregunta que no necesitarán responder aquellos que opten por llevar un pañuelo blanco en cualquier caso y circunstancia. Está elección dará el resultado más elegante cuando se vista un esmoquin o un traje, pero un pañuelo blanco aparecerá muy probablemente algo pobre e incluso inapropiado junto a una chaqueta informal.

A la hora de combinar los colores de la indumentaria un error habitual es un exceso de coincidencias, particularmente en la combinación del pañuelo de bolsillo y la corbata (hay incluso algunas casas que los venden a juego con, exactamente, el mismo estampado).

En el arte de combinar colores la gracia está en la capacidad de compaginar aquellos que, para muchos, parecerían irreconciliables (como, por ejemplo, una paleta que combine elegantemente el azul, gris y el beige).

Cuando se opta por pañuelos de bolsillo de colores lo más habitual es utilizar aquellos que presentan las tonalidades más vivas de colores básicos, pañuelos de seda con rojos intensos, amarillos, naranjas, azul eléctrico o verde loro. De este modo, el pañuelo podrá combinarse exclusivamente con la corbata o –para los más atrevidos– también con los calcetines, pero difícilmente guardará alguna relación (por similitud o antagónica) con la chaqueta –o con la camisa si se trata de una indumentaria informal.

FABRICANTES DE PAÑUELOS

trajes de hombre

Prácticamente todos los fabricantes de buenas corbatas elaboran estupendos pañuelos de seda, entre los que cabe destacar el caso de Drake’s. Desde que Michael Drake, Jeremy Hull e Isabel Dickson fundaron este establecimiento en 1977, los pañuelos estampados eran uno de sus piezas favoritas. Adquirida por la firma de inversores privados de Li & Fung, procedentes de Hong Kong, el Drake’s de hoy sigue elaborando a mano en Londres interesantes pañuelos de seda. Caso similar al de Drake’s es el Charvet. Turnbull y Asser, Etro, Tom Ford o Rubinacci son también algunas marcas que incluyen entre sus colecciones algunos pañuelos de bolsillo interesantes con tejidos que encargan a terceros.

SIMONNOT-GODARD

trajes de hombre

El de esta casa francesa es un caso único. Se trata del último tejedor francés de pañuelos de bolsillo de lujo. Muchos de los pañuelos que venden las primeras marcas del mundo del lujo y de la moda han sido realizados por esta compañía, fundada en 1787. En sus inicios se dedicó a la producción de finos linos, batistas y tejidos par el hogar.

El matrimonio de  Louis Victor Simonnot con Marie Godard supuso la fusión de dos empresas que unidas, se especializaron en la producción de tejidos finos para alta costura ganándose la confianza de casas como Chanel, Dior, Lanvin o Yves Saint Laurent. El pañuelo era, en aquellos tiempos para la firma, sólo una pequeña parte del negocio. Fue su actual responsable y propietario, Benjamin Simonnot quien, tras adquirir el negocio casi arruinado a su tío, decidió concentrarlo en la producción de  los mejores pañuelos de bolsillo del mundo.

Es importante destacar el control completo de todo el proceso de elaboración de sus pañuelos, empezando por su diseño, que en ocasiones se ha obtenido de los archivos históricos de la maison o reinterpretando de acuerdo con los gustos y tendencias de la moda masculina. El siguiente paso es la producción del tejido, generalmente en series cortas o muy cortas, cuando se trata de ediciones limitadas.

La especialización en el proceso de costura –fundamentalmente del cosido del dobladillo– tiene sus técnicas y sus normas de calidad. Estás son algunas de ellas:  debe tener cómo mínimo cuatro puntadas por centímetro, el hilo con el que se cose debe ser el mismo con el que se ha tejido el pañuelo, las esquinas del pañuelo no deben cortarse, se giran en ángulo recto, sin rastrillar ni doblar, no hay que detenerse en el medio de un dobladillo para evitar que cambie su apariencia y se mantenga recto con un grueso regular.

Desde el hilo hasta el producto final, se requieren cinco meses para terminar un pañuelo de Simonnot Godard, como los que ilustran este artículo, lo que expresa su complejidad y su excelencia.

 [:]

EL INVITADO PERFECTO: looks y trajes de hombre para una boda

[:es]

Llega el buen tiempo y con él la temporada de bodas. Y es, en estos casos, cuando surgen las dudas sobre la vestimenta y el protocolo. En este artículo os ofrecemos varios consejos para conseguir el look de invitado perfecto, con trajes de hombre tanto para bodas muy formales como para las más relajadas o estilo casual.

 

trajes hombre

El tipo de invitación siempre será una pista sobre qué código de vestimenta requiere la boda, pero siempre puedes preguntar a los novios o al padrino. Una vez sepas exactamente de qué tipo de boda se trata y dónde tendrá lugar, llega el momento de elegir un look acorde con la celebración.

¡Aquí van nuestras recomendaciones!

Boda en la ciudad

 

trajes hombre

Cuanto más tradicional sea la boda, más tradicional será tu look. Sin duda, la mejor apuesta es un traje para hombre en colores oscuros, sobre todo si la celebración es de tarde y alargará hasta la madrugada. Una de las mejores elecciones será un traje clásico de doble botonadura. Puedes darle un toque de color en camisa o en la corbata, siempre intentando coordinar colores para un estilismo final elegante y alegre pero con armonía cromática.

Boda en el campo ¿traje de hombre si o no?

trajes hombre

Una boda en el campo exige un outfit más informal que la ciudad. Puedes elegir un traje de tweed, un blazer cruzado o un traje de tres piezas que incluya chaleco, ya que juega un papel fundamental si decides prescindir de la chaqueta en algún momento de la celebración, sin dejar de verse perfecto. En cuanto a los zapatos, puedes dejar de lado los zapatos negros y optar por unos marrones o incluso unas botas o unas alpargatas sofisticadas.

Boda casual

trajes hombre

Las parejas que se decantan por una celebración menos formal no requieren de un código de vestimenta estricto. Aquellos a los que no les guste llevar traje estarán de enhorabuena, ya que pueden optar por un blazer de patrón relajado. Sin embargo, hay algunas consideraciones a tener en cuenta, como el calzado: ¿Llevar zapatillas de deporte a una boda está permitido? Cada vez están más aceptadas fuera de los eventos deportivos y su diseño es más sofisticado. Sin embargo, si te decantas esta opción, te recomendamos que uses corbata para darle una aire más formal a tu conjunto; así siempre estarás a la altura de la celebración.

Boda en la playa

 

trajes hombre

Si acudes como invitado a una boda en la playa, el novio y el padrino deberían dar las indicaciones a seguir para elegir el look. Si eres el novio, elige algo ligero y relajado. Deja la corbata en casa y, si lucir unas sandalias te parece demasiado informal, opta por unos mocasines. Es un tipo de zapato muy en tendencia y tendrás una amplia oferta de dónde elegir. Si te decides por llevar traje de hombre, recuerda que debes optar por tonalidades claras y tejidos frescos y transpirables, como el algodón o el lino, que te mantendrán fresco durante el día.

Como ves, aunque cada vez es son más frecuentes las bodas menos estrictas y formales, siempre es esencial confirmar qué tipo de evento es y qué estilo ha sido el elegido por los novios para celebrar su enlace. De esta manera, será muy difícil no acertar sobre el tipo de look y etiqueta. Tampoco debes olvidar que, sea cual sea el estilo del evento, no se trata de disfrazarse, sino de adaptar tu estilo personal a la boda. Esta será siempre la opción más inteligente.[:ca]

Arriba el bon temps i amb ell la temporada de noces. I és, en aquests casos, quan sorgeixen els dubtes sobre la vestimenta i el protocol. En aquest article us oferim diversos consells per aconseguir el look de convidat perfecte, amb  trajes d’home tant per a casaments molt formals com per als més relaxats o estil casual.

invitado de boda look

El tipus d’invitació sempre serà una pista sobre quin codi de vestimenta requereix casament, però sempre pots preguntar als nuvis o al padrí. Un cop sàpigues exactament de quin tipus de casament es tracta i on tindrà lloc, arriba el moment de triar un look d’acord amb la celebració.

Aquí van les nostres recomanacions!

Casament a la ciutat

invitado de boda en la ciudad

Com més tradicional sigui les noces, més tradicional serà el teu look. Sens dubte, la millor aposta és un vestit per a home en colors foscos, sobretot si la celebració és de tarda i s’allargarà fins a la matinada. Una de les millors eleccions serà un vestit clàssic de doble botonada. Pots donar-li un toc de color en camisa o a la corbata, sempre intentant coordinar colors per a un estilisme final elegant i alegre però amb harmonia cromàtica.

Casament al camp ¿vestit d’home si o no?

invitado de boda look

Un casament al camp exigeix un outfit més informal que la ciutat. Pots triar un vestit de tweed, 1 blazer creuat o un vestit de tres peces que inclogui armilla, ja que juga un paper fonamental si decideixes prescindir de la jaqueta en algun moment de la celebració, sense deixar de veure’s perfecte. Pel que fa a les sabates, pots deixar de banda les sabates negres i optar per uns marrons o fins i tot unes botes o espardenyes sofisticades.

Boda casual

looks casual invitado de boda

Les parelles que es decanten per una celebració menys formal no requereixen un codi de vestimenta estricte. Aquells als quals no els agradi portar vestit estaran d’enhorabona, ja que poden optar per un blazer de patró relaxat. No obstant això, hi ha alguns temes a tenir en compte, com el calçat: ¿Portar sabatilles d’esport a un casament està permès? Cada vegada estan més acceptades fora dels esdeveniments esportius i el seu disseny és més sofisticat. No obstant això, si et decantes per aquesta opció, et recomanem que facis servir corbata per donar-li una aire més formal al teu conjunt; així sempre estaràs a l’altura de la celebració.

Boda a la platja

traje invitado de boda

Si vas com a convidat a un casament a la platja, el nuvi i el padrí haurien de donar les indicacions a seguir per triar el look. Si ets el nuvi, tria alguna cosa lleugera. Deixa la corbata a casa i, si lluir unes sandàlies et sembla massa informal, opta per uns mocassins. És un tipus de sabata de molta tendència i tindràs una àmplia oferta d’on triar. Si et decideixes per portar vestit d’home, recorda que has d’optar per tonalitats clares i teixits frescos i transpirables, com el cotó o el lli, que et mantindran fresc durant el dia.

Com veus, tot i que cada vegada són més freqüents els casaments menys estrictes i formals, sempre és essencial confirmar quin tipus d’esdeveniment és i quin estil ha estat l’escollit pels nuvis per celebrar el seu enllaç. D’aquesta manera, serà molt difícil no encertar sobre el tipus de look i etiqueta. Tampoc has d’oblidar que, sigui quin sigui l’estil de l’esdeveniment, no es tracta de disfressar-se, sinó d’adaptar el teu estil personal al casament. Aquesta serà sempre l’opció més intel·ligent.[:]

TREND ALERT: ¡HOMBROS AL AIRE!

[:es]moda mujer

Es oficial. Si creíamos que en pleno 2018 no quedaba ninguna tendencia de los noventa que recuperar en la moda para mujer, estábamos equivocados. Esta temporada llega el turno de los hombros al descubierto o de las prendas off-shoulder, de las aberturas en las mangas y vestidos de escotes asimétricos que se convertirán en todo un básico de la primavera.

moda mujer

La primera vez que este tipo de prendas se vio fue en los años cincuenta, siendo actrices y celebrities como Sofia Loren, Marlene Dietrich, Brigitte Bardot y Margaux Hemingway algunas de las primeras en popularizar este estilo tanto dentro como fuera de la pantalla. En los setentas la afición por las prendas off the shoulders volvió gracias al estreno de la película Grease en la que una jovencísima Olivia Newton-John lucía la tendencia de manera espectacular con una camiseta negra con hombros al descubierto. Y a pesar de que en los noventas la hemos vuelto a ver, no ha sido hasta esta temporada que se ha convertido en todo un must dentro de nuestros armarios veraniegos.

moda mujer

moda mujer

Esta versátil tendencia tiene la capacidad de poderse llevar en cualquier momento del día. ¿Los mejores complementos para estas prendas? Las mangas oversized, los pantalones acampanados o para un día caluroso de verano, pantalones fluidos o una falda de corte midi. Este invierno la tendencia en moda para mujer, se ha dejado ver –aunque de manera algo tímida– en jerseys y prendas de punto, pero es un hecho que la veremos con mucha más fuerza esta temporada.

moda mujer

Para esta próxima primavera-verano 2018 firmas como Alexander Wang y Diane von Furstenberg se apuntan a la tendencia con prendas fluidas y aberturas en los hombros. David Koma reinterpreta la camiseta básica, y Off White y Elizabeth and James hacen lo suyo con varias prendas de sus colecciones.

Ahora que conoces todos los detalles, entra en nuestra selección y escoge tops con hombros descubiertos y blusas con hombros descubiertos para mujer y escoge tu estilo favorito.[:ca]tendencia off shoulder primavera verano

És oficial. Si crèiem que en ple 2018 no quedava cap tendència per recuperar dels noranta, estàvem equivocats. Aquesta temporada arriba el torn de les espatlles al descobert o de les peces off-shoulder, de les obertures a les mànigues i vestits d’escots asimètrics que es convertiran en tot un bàsic de la primavera.

tendencia off shoulder

La primera vegada que aquest tipus de peces es va veure va ser en els anys cinquanta, sent actrius i celebrities com Sofia Loren, Marlene Dietrich, Brigitte Bardot i Margaux Hemingway les primeres a popularitzar aquest estil tant dins com fora de la pantalla. En els setanta l’afició per les peces off the shoulders va tornar gràcies a l’estrena de la pel·lícula Grease en la qual una molt jove Olivia Newton-John lluïa la tendència de manera espectacular amb una samarreta negra amb espatlles al descobert. I tot i que en els noranta l’hem tornat a veure, no ha estat fins aquesta temporada que s’ha convertit en tot un must dins dels nostres armaris estiuencs.

tendencia hombros al aire

Aquesta versàtil tendència té la capacitat de poder-se dur en qualsevol moment del dia. ¿Els millors complements per a aquestes peces? Les mànigues oversized, els pantalons acampanats o per a un dia calorós d’estiu, pantalons fluids o una faldilla de tall midi. Aquest hivern la tendència s’ha deixat veure -encara que tímidament- en jerseis i peces de punt, però és un fet que la veurem amb molta més força aquesta temporada.

hombros al aire tendencia

Per aquesta primavera-estiu 2018 signatures com Alexander Wang i Diane von Furstenberg s’apunten a la tendència amb peces fluides i obertures a les espatlles. David Koma reinterpreta la samarreta bàsica, i Off White i Elizabeth and James fan el seu amb diverses peces de les seves col·leccions.

Ara que coneixes tots els detalls, entra a la nostra selecció i tria tops amb espatlles descobertes i bruses amb espatlles descobertes per a dona i escull el teu estil preferit.[:en]moda mujer

It’s official. If we though that in 2018 there wasn’t a 90s trend left in women’s fashion to make a comeback, we were wrong. This season is the turn of the shoulders, that is cut-off or off the shoulder tops and assymmetrical dresses that will become a spring must.

moda mujer

The first time this kind of clothes was seen was in the 50s, being stars and celebrities like Sophia, Loren, Marlene Dietrich, Brigitte Bardot and Margaux Hemingway a few of the first ones to make this style popular both on and off the screen. In the 70s the interest for off the shoulders designs returned thanks to the release of the movie Grease in which a very young and spectacular Olivia Newton-John wore the trend with the famous black top. And even though in the 90s we saw the trend again, it hasn’t been until these past few seasons that it has become a must in our summer wardrobes.

moda mujer

moda mujer

This versatile trend has the ability of being worn at any time of the day. The best accessories for this pieces? Oversized sleeves, flare pants or for a hot summer day, flowing pants or a midi skirt. This winter this women’s fashion trend was seen –although in a shy way– in sweaters and knitwear, but is a fact that we will see it gain strength this upcoming season.

moda mujer

For spring-summer 2018 brands like Alexander Wang or Diane von Furstenberg join the trend with slit-sleeves shirts and flowing tops. David Koma reinterprets the basic white and black t-shirt, and Off White and Elizabeth and James do the same with different pieces from their collections.

Now that you know all the details, you can go to santaeulalia.com and choose your favorite from our selection of off the shoulder tops, blouses or dresses.[:]

CÓMO DISTINGUIRSE VISTIENDO UN ESMOQUIN

[:es]

Por: Luis Sans

Nuestra indumentaria debe adaptarse a las diferentes ocasiones, tanto en aquellas más serias como en las festivas. Los códigos del vestir hacen posible que nuestra vestimenta nos complazca a nosotros a la vez que a los demás. Por ello, las ocasiones especiales –como una fiesta– deben recibir un tratamiento también especial en la elección del traje de hombre.

trajes_de_hombre

Desde la primera mitad del siglo XX, hemos vivido a una progresiva relajación de las normas de etiqueta, y, en especial, en los trajes de hombre. El “white tie” (el frac), que en su tiempo era vestido a partir de las siete de la tarde en toda reunión de caballeros en las que pudiera estar presente una mujer, vio su uso relegado a los escasos actos de gran gala y para las celebraciones nocturnas se generalizó, en su lugar, el “black tie” (el esmoquin), que tiene su origen en la prenda confeccionada en 1860 por Henry Poole & Co., la sastrería de Savile Row, para un joven Príncipe de Gales –mucho antes de que fuera coronado Rey como Eduardo VII– precisamente encargada para llevarla en las fiestas informales, como alternativa cómoda al frac.

Las formas de vida han seguido cambiando, y hoy en día ya no son tan habituales las celebraciones nocturnas en las que las mujeres puedan lucir un precioso vestido largo y los hombres un esmoquin impecable. Pero, justamente por ser menos frecuentes, merecen mayor atención, al convertirse en una formidable oportunidad para disfrutar singularmente del propio modo de vestir.

También te puede interesar: Guía para elegir bien tu esmoquing

El esmoquin clásico se compone de una chaqueta sin aberturas laterales, de color negro o azul medianoche. Puede ser recta, con un solo botón, o cruzada. Sus solapas –en punta o redondas– son de seda. Si la chaqueta es recta deberá acompañarse de fajín o chaleco también negros y podrá llevarse abierta (la cruzada irá abrochada en todo momento). La camisa es blanca o de un color marfil muy claro, de hilo, lisa o con algún remate frontal, y de puño doble para gemelos. El cuello podrá ser bajo o de puntas. La corbata de lazo es negra, de seda, a juego con la solapas de la chaqueta y el fajín. De hilo o algodón, el pañuelo deberá ser blanco. El pantalón, del mismo color que la chaqueta, es de corte clásico, y con una cinta de seda lateral. Se complementa con calcetines finos, de seda o hilo, negros, y con zapatos negros de charol, con lazo tipo opera pumps, aunque, hoy en día, un par de Oxford lisos de charol han pasado a ser un clásico.

trajes_de_hombre

Ésta sería la descripción ortodoxa de un esmoquin a la que responden la gran mayoría de los que podamos encontrar en el evento al que acudamos. Siempre que sigamos estas normas básicas cuando vistamos un esmoquin podremos tener la seguridad de ir correctamente, pero la pregunta es cómo conseguir un aire más distinguido. Éstas pueden ser algunas ideas útiles con ese fin:

1. El esmoquin no es propiamente una indumentaria formal y no debe olvidarse que está destinado a una actividad festiva. Por lo tanto, permite alguna alteración personal que pueda darle un toque distintivo. En la elección de esta licencia deberá tenerse en cuenta el tipo concreto de evento, la relación existente con el anfitrión y los asistentes, así como la reputación y el reconocimiento del propio modo de vestir (muchas patentes del Príncipe de Gales que fueron posteriormente imitadas en todo el mundo habrían sido rechazadas si no hubieran sido él su patrocinador). Aunque no sea muy habitual –o precisamente por ello– la chaqueta azul media noche es una alternativa válida con la que puede conseguirse un aire diferente que destaque entre tanta uniformidad.

2. Un auténtico gentleman no usa pajaritas preconfeccionadas. Aprender a hacer un buen nudo de una corbata de lazo no difícil y la diferencia puede advertirse a simple vista.

3. Finalmente, conviene no desaprovechar la oportunidad de esa ocasión especial para lucir una botonadura singular. Algunos joyeros, como la londinense Tateossian, elaboran una gran variedad de modelos de botones y gemelos en metales nobles, piedras y diseños muy contemporáneos y personalizables.

trajes_de_hombre[:ca]

Per: Luis Sans

La nostra indumentària s’ha d’adaptar a les diferents ocasions, tant en aquelles més serioses com en les festives. Els codis del vestir fan possible que la nostra vestimenta ens complagui a nosaltres alhora que els altres. Per això, les ocasions especials -com una festa- han de rebre un tractament també especial en l’elecció del vestit.

Des de la primera meitat del segle XX, hem viscut a una progressiva relaxació de les normes d’etiqueta. El «white tie» (el frac), que en el seu temps era vestit a partir de les set de la tarda a tota reunió de cavallers en què pogués estar present una dona, va veure el seu ús relegat als escassos actes de gran gala, i per a les celebracions nocturnes es va generalitzar, en el seu lloc, el «black tie» (l’esmòquing), que té el seu origen en la peça confeccionada en 1860 per Henry Poole & Co, la sastreria de Savile Row, per a un jove Príncep de Gal·les -molt abans que fos coronat Rei com Eduardo VII- precisament encarregada per portar-la a les festes informals, com alternativa còmoda al frac.

Les formes de vida han seguit canviant, i avui en dia ja no són tan habituals les celebracions nocturnes en què les dones puguin lluir un preciós vestit llarg i els homes un esmòquing impecable. Però, justament per ser menys freqüents, mereixen més atenció, en esdevenir una formidable oportunitat per gaudir singularment de la mateixa manera de vestir.

L’esmòquing clàssic es compon d’una jaqueta sense obertures laterals, de color negre o blau mitjanit. Pot ser recta, amb un sol botó, o creuada. Les seves solapes -en punta o rodones- són de seda. Si la jaqueta és recta, s’ha d’acompanyar d’un faixí o armilla també negres i podrà dur oberta (la croada anirà cordada en tot moment). La camisa és blanca o d’un color ivori molt clar, de fil, llisa o amb algun remat frontal, i de puny doble per botons de puny. El coll pot ser baix o de puntes. La corbata de llaç o corbatí és negra, de seda, a joc amb les solapes de la jaqueta i el faixí. De fil o cotó, el mocador ha de ser blanc. Els pantalons, del mateix color que la jaqueta, són de tall clàssic, i amb una cinta lateral de seda. Es complementa amb mitjons de seda o fil, negres, i amb sabates negres de xarol, amb llaç tipus opera pumps, tot i que, avui dia, un parell d’Oxford llisos de xarol han passat a ser un clàssic.

Aquesta seria la descripció ortodoxa d’un esmòquing a la qual responen la gran majoria dels que puguem trobar en l’esdeveniment al qual acudim. Sempre que seguim aquestes normes bàsiques quan vestim un esmòquing podrem tenir la seguretat d’anar correctament, però la pregunta és com aconseguir un aire més distingit. Aquestes poden ser algunes idees útils amb aquesta finalitat:

1. L’esmòquing no és pròpiament una indumentària formal i no s’ha d’oblidar que està destinat a una activitat festiva, per tant, permet alguna alteració personal que pugui donar-li un toc distintiu. En l’elecció d’aquesta llicència s’ha de tenir en compte el tipus concret d’esdeveniment, la relació existent amb l’amfitrió i els assistents, així com la reputació i el reconeixement de la mateixa manera de vestir (moltes patents del Príncep de Gal·les que van ser posteriorment imitades, haurien estat rebutjades de no haver estat ell com patrocinador). Encara que no sigui molt habitual -o precisament per això- la jaqueta blava mitjanit és una alternativa vàlida amb la qual es pot aconseguir un aire diferent que destaqui entre tanta uniformitat.

2. Un autèntic gentleman no fa servir corbates de llacet preconfeccionades. Aprendre a fer un bon nus d’una corbata de llaç no difícil i la diferència pot advertir a simple vista.

3. Finalment, convé no desaprofitar l’oportunitat d’aquesta ocasió especial per lluir una botonadura singular. Alguns joiers, com la londinenca Tateossian, elaboren una gran varietat de models de botons i botons de puny en metalls nobles, pedres i dissenys molt contemporanis i personalitzables.  

[:en]

By: Luis Sans

Our clothing should be adapted to the different occasions, both the most formal as the most festive. Dress codes make possible that our clothes please us, as well as the others. Thus, special occasions –such as a party– should also receive a special treatment when it comes to choosing our garments.

Since the first half of the 20th century, we’ve come to a progressive loosening of the etiquette codes specially in mens suits. ‘White tie’, which at the time was the established dress code after 7 in the afternoon in all gentleman meetings in which a lady could be present, has been neglected and nowadays is only worn in great galas. In its place, the use of ‘black tie’ (or tuxedo), has been the general norm for evening celebrations, which has its origin in the 1860s piece tailored at Henry Poole & Co., the workshop located at Savile Row, for a young Prince of Wales –long before being crowned as King Edward VII– precisely crafted to be worn at informal parties, as a comfortable alternative to the tailcoat.

Lifestyle has also changed, and nowadays evening celebrations in which women can wear a gorgeous ball-gown and men an impeccable tuxedo, are not that usual. But, precisely due to the fact that they’re less frequent, they deserve more attention by becoming a wonderful opportunity to enjoy dressing up.

The classic tuxedo consists of a black or midnight blue jacket with no side vents. It can be straight, single or double breasted and silk lapels –peak or rounded–. If single breasted it should be paired with a sash or vest, which should also be black, and it can be worn unbuttoned (double breasted jackets should remained buttoned at all times). The shirt must be white or a very light ivory, in linen or cotton or with a front detail and cuffs. The shirt neck can be simple or in peak, and the tie should always be black silk, matching the lapels and sash. Wether in linen or cotton, the pocket square must be white. Pants should match the color of the jacket, the cut must be classic and should have a silk trim on the sides. The outfit is accessorized with fine, black silk socks, and black patent leather shoes, such as opera pumps or classic Oxford shoes.

This would be the orthodox description of what most of the tuxedos that we might find in one of our events correspond to. If we follow these basic rules we can be assured that we will be dressed correctly, but the question is: how to achieve a more distinguished look? These can be a few useful ideas:

1. The tuxedo is not quite a formal attire and one must not forget that is meant for a festive activity. Therefore, it allows for personal alterations that give a distinctive touch to it. In order to do so, the type of event, the existing relationship with the host and guests, as well as the reputation and acknowledgement of the own dress code, must be considered. Even though it is not very common –o precisely because of that– the midnight blue jacket is a valid alternative to achieve an original touch that make your outfit stand out from the rest.

2. A true gentleman does not wear clip-on bowties. Learn how to make a not-so-difficult knot and the difference will be appreciated at a glance.

3. Finally, the opportunity of having a special occasion in which one can wear a unique buttoning, shouldn’t be missed. Some jewelers, such as London-based Tateossian, craft a great range of models of buttons and cuffs in precious metals and gems with very modern and easy to customize designs.

[:]

‘GET READY TO PARTY’: LOS MEJORES ‘LOOKS’ PARA ESTAS FIESTAS

[:es]vestidos de fiesta

Llega esa época de nuevo. La época de buscar el regalo perfecto, de las cenas, reuniones, fiestas… y la pregunta más recurrente es: «¿qué me pongo?” Seguro que un LBD, o el clásico traje estilo smoking siempre nos podrán sacar del apuro en esta época decembrina pero ¿quién dice que un look navideño tiene que ser siempre así de clásico? De la mano de Miguel Carrizo y Blanca Miró, hemos seleccionado nuestros looks de fiesta favoritos para estas fiestas. Piezas que a pesar de no ser tan básicas – o clásicas- harán que destaques estas navidades.

Ready to party: selección moda mujer

Las lentejuelas son siempre un clásico para los vestidos de fiesta. Selecciona una sola prenda con ese toque especial y hazla el centro de tu look, como esta chaqueta de Lanvin, o los botines Moulamax de Louboutin. Combínala con piezas lisas o de estampados sobrios para mantener un look sofisticado y elegante.

vestidos fiesta

El clásico vestido negro nunca falla, pero ¿qué tal un LBD con un twist? Escoge un estilo que marque la diferencia, ya sea por el material, el corte o sus detalles. Ya sea en lentejuelas mate como lo propone Elizabeth and James, en terciopelo brillante con hombreras maxi de Saint Laurent, o midi y silueta elegante como el de David Koma.

vestidos fiesta

El rojo sigue siendo el color de la temporada, y es también un tiro seguro, resultando siempre elegante y festivo. Decántate por un rojo profundo si buscas un estilo que destaque pero que al mismo tiempo sea sobrio y elegante. Los diseños femeninos y sofisticados de Azzedine Alaïa son una opción ideal.

vestidos fiesta

Pero si buscas originalidad, añade un toque de pop metálico a tu conjunto. Deja de lado los colores clásicos y arriesga con azules metálicos, o lentejuelas rosas o verdes. En nuestra selección de Diane Von Furstenberg encontrarás piezas perfectas para un look divertido y glamuroso.

vestidos fiesta

Party mood: selección moda hombre

Festivo y elegante: estas son las dos claves para seleccionar un look adecuado para estas fiestas. No se trata de una noche cualquiera, y nuestro atuendo así lo debe reflejar. Si se trata de una velada en la que buscamos un look clásico, entonces nos podemos decantar por las tres piezas básicas: traje, camisa y corbata. Completa el conjunto con detalles como unos mocasines de terciopelo o unos tirantes.

Para la típica cena de trabajo, en la que se busca un estilo profesional pero al mismo tiempo dar un toque casual o relajado, podemos permitirnos incluir un toque divertido como una camisa con un estampado original de Kenzo, o unos pantalones de color, como los burdeos de PT01.

Si la ocasión es una reunión más informal y relajada con los amigos, lo apropiado es que el look también lo sea. Lo que debemos buscar es una mezcla de prendas casuales con prendas de vestir. Unos tejanos oscuros o incluso en terciopelo, una camisa blanca o azul claro y un jersey jaspeado o con un toque gráfico pueden dar ese punto de originalidad. Añade una buena prenda exterior, como un abrigo o una chaqueta de lana cruzada de Lardini, y el look estará completo.

Descubre la selección completa en www.santaeulalia.com ¡y prepárate para las fiestas de la temporada![:ca]

Arriba aquesta època de nou. L’època de buscar el regal perfecte, dels sopars, reunions, festes … i la pregunta més recurrent és: «què em poso?» Segur que un Little Black Dress, o el clàssic vestit estil esmòquing sempre ens podran treure de la dificultat en aquesta època decembrina però, qui diu que un look nadalenc ha de ser sempre així de clàssic? de la mà de Miguel Carrizo i Blanca Miró, hem seleccionat els nostres looks de festa favorits per a aquestes festes. Peces que tot i no ser les més bàsiques – o clàssiques – faran que destaquis aquest Nadal.

‘Ready to party’: selección moda mujer

Els lluentons són sempre un clàssic festiu. Selecciona una sola peça amb aquest toc especial i fes-la el centre del teu conjunt, com aquesta jaqueta de Lanvin, o els botins Moulamax de Louboutin. Combina-les amb peces llises o d’estampats sobris per mantenir un look sofisticat i elegant.

El clàssic vestit negre mai falla, però què tal un amb un twist? Escull un estil que marqui la diferència, ja sigui pel material, el tall o els seus detalls; en lluentons mate com el proposa Elizabeth and James, en vellut brillant amb muscleres maxi de Saint Laurent, o midi i silueta elegant com el de David Koma.

El vermell segueix sent el color de la temporada, i és també un tret segur, resultant sempre elegant i festiu. Decanta’t per un vermell profund si busques un estil que destaqui però que al mateix temps sigui sobri i elegant. Els dissenys femenins i sofisticats de Azzedine Alaïa són una opció ideal.

Però si busques originalitat, afegeix un toc de pop metàl·lic al teu conjunt. Deixa de banda els colors clàssics i arrisca amb blaus metàl·lics, o lluentons roses o verds. En la nostra selecció de Diane Von Furstenberg trobaràs peces perfectes per a un look divertit i glamurós.

‘Party mood’: selecció moda home

Festiu i elegant: aquestes són les dues claus per a seleccionar un conjunt adequat per a aquestes festes. No es tracta d’una nit qualsevol, i el nostre abillament així ho ha de reflectir. Si es tracta d’una vetllada en què busquem un look clàssic, llavors ens podem decantar per les tres peces bàsiques: vestit, camisa i corbata. Completa el conjunt amb detalls com uns mocassins de vellut o uns tirants.

Per el típic sopar de treball, en el qual es busca un estil professional però al mateix temps casual o relaxat, ens podem permetre incloure un toc divertit com una camisa de Kenzo amb un estampat original, o uns pantalons de color, com els bordeus d’PT01.

Si l’ocasió és una reunió més informal i relaxada amb els amics, l’apropiat és que el look també ho sigui. El que hem de buscar és una barreja de peces casuals amb peces de vestir. Uns texans foscos o fins i tot en vellut, una camisa blanca o blau clar i un jersei jaspiat o amb un gràfic colorit poden donar al conjunt aquest punt d’originalitat. Afegeix una bona peça exterior, com un abric o una jaqueta de llana creuada de Lardini, i el look estarà complet.

Descobreix la selecció completa en www.santaeulalia.com ‘i prepara’t per les festes de la temporada![:en]

That time of the year is back. The time to find the perfect gift, of endless dinner parties, lunch with friends… and the first thing that comes to our mind is: «what should I wear?» Sure, a LBD, or the always effective tuxedo style will always work but, who said that a holiday look should be that classic? We joined forces with Miguel Carrizo and Blanca Miró and selected a few key pieces to make a winning look for the season.

Ready to party: looks for her

Sequins are always a holiday classic. Pick a piece that has that special something and make it the center piece of your look, such as this Lanvin sequin jacket, or the Moulamax boots by Louboutin. Pair them with solid color or simple print pieces to keep an elegant yet glamorous look.

The Little Black Dress never fails but, how about a LBD with a twist? Choose a style that sets you apart from the rest, whether because of the material, the cut or its details, such as matte sequins like Elizabeth and James does, in shiny velvet and maxi shoulders as Saint Laurent, or midi and feminine as David Koma.

Red is still the color of the season, and is also a sure shot, resulting always elegant and festive. Choose a deep red if you’re looking for a style that stands out but is refined and elegant at the same time. The feminine and sophisticated designs by Azzedine Alaïa are a perfect choice.

But if you’re looking for the ‘wow’ factor, add a touch of metallic pop to your outfit. Leave the classic colors aside and dare to wear bright, metallic blues, or pink or green sequins. Our selection of Diane von Fustenberg includes a few perfect pieces for a fun and glamorous look.

Party mood: looks for him

Festive and elegant: those are the two keys to select the perfect look for this holidays. Since it’s not a regular night, our outfit should also reflect that. If attending a formal party and we’re aiming for a classic look, then we should opt for the three basic pieces: suit, shirt and tie. Add an extra touch by pairing it with velvet loafers or suspenders.

For the typical work party, go for the professional look but adding a casual touch which, in this case is perfectly appropriate. A fun print on your shirt, like the ones by Kenzo, or burgundy pants might be a nice choice.

If the occasion is more a relaxed party with friends, the look should be relaxed too. Achieve this by mixing more and less casual pieces. Dark wash jeans or even velvet, a white or light blue shirt with a bold or graphic sweater will add a touch of originality. Add a nice outerwear piece such as a double breasted wool coat by Lardini, and the outfit will be complete.

Visit santaeulalia.com and find out more tips for finding the perfect look for the holiday season![:]

LA ELECCIÓN DE UN RELOJ

[:es]

Por: Rafael Rossi.

Un reloj es mucho más que un complemento que adorna la muñeca y una herramienta para conocer la hora. Adquirir un reloj como si se tratara de un accesorio vendría a ser lo mismo que comprar los libros según el color de la portada y su combinación con alguno de nuestros trajes. Obviamente, no es conveniente acompañar la indumentaria formal de un llamativo reloj deportivo, ni jugar a golf o cazar con un delicado reloj ultrafino. Pero a nadie debe preocuparle, que el color de la esfera difiera del de la corbata (y si eso le impide llevar de su mejor reloj lo mejor será cambiar de corbata).

Para disfrutar de un reloj es importante conocerlo, ser capaz de valorar la calidad de su elaboración y entender los retos que afrontaron los maestros relojeros en su creación para poder atrapar el tiempo con la mayor fidelidad posible, valiéndose únicamente de un conjunto de piezas de metal y rubíes, algunas tan finas como un cabello. La gracia del reloj no es tanto qué hace, sino cómo lo hace.

Hay quienes aceptan el precio de venta como un indicador de su valor real. Pero, aunque es cierto que los relojes buenos suelen ser caros, algunos modelos que hay en el mercado no encontrarían entendidos dispuestos a pagar un tercio de su precio.

¿Por qué en las colecciones actuales de las principales manufacturas hay modelos cuyo precio llega a superar el millón de euros? Como en un automóvil, el secreto está principalmente en su interior: en su movimiento.

Los relojes de hoy son los herederos de las admirables aportaciones que a lo largo de la historia han hecho casas como Patek Philippe, Vacheron Constatin, Breguet, Jeager-LeCoultre o Audemars Piguet –por citar algunos nombres–. La manufactura de un reloj puede llegar a requerir una infinidad de horas de trabajo y centenares de piezas. Un coste importante de los relojes más exclusivos proviene de la inversión realizada para el trabajo de diseño de un equipo de profesionales expertos durante años.

No obstante, con unos pocos miles de euros, afición a la alta relojería y la colaboración de algún experto de confianza pueden encontrarse relojes singulares que darán a su propietario grandes dividendos en términos de disfrute e incluso hasta plusvalías en su venta. Aunque no puedan establecerse parámetros fijos para su valoración, hay criterios que deben tenerse en cuenta:

1. Número e importancia de complicaciones. Hay todo un universo de alternativas entre un reloj simple (que sólo indica horas y minutos) y la insólita combinación del modelo 57260 de Vacheron Constantin, con sus 57 complicaciones (o las ‘sólo’ 20 del Patek Philippe Grandmaster Chime Referencie 5175, un reloj diminuto si se compara con el anterior). Cuantas más funciones –indicaciones sonoras, astronómicas, de medición de tiempo, del modo de funcionar, etc– puedan encajarse en el diminuto espacio de un reloj mayor valor tendrá. Algunas complicaciones suponen mayor complejidad y valor que otras.

El modelo 57260, el reloj conmemorativo de Vacheron Constantin, incorpora hasta 57 complicaciones relojeras.

2. Arte y técnica decorativa. No corren los mejores tiempos para los oficios artísticos y son muy pocos los artesanos capaces de crear relojes como los que lucieron reyes y emperadores durante los siglos XVIII y XIX. Técnicas como el esmaltado o el grabado distinguen significativamente los mejores relojes. Buen ejemplo es ‘The Bird Repeat’ de Jaquet Droz, el repetición de minutos con su familia de pájaros animados perfectamente esculpidos y coloreados.

En el Jaquet Droz Bird Repeater Geneva se unen el valor del arte y la mecánica para alcanzar un precio superior a los 400.000 euros.

3. Fiabilidad. No todas las marcas son capaces de crear relojes que funcionen adecuadamente. El prestigio de Rolex, su elevada valoración en el mercado de segunda mano y la gran demanda de sus modelos se explica precisamente por su capacidad de fabricar relojes prácticos, precisos y verdaderamente fiables.

Uno de los atributos que diferencian los relojes de Rolex –que tan buena cotización mantienen en el segundo mercado– es su fiabilidad (Cosmograf Daytona de oro amarillo).

4. Singularidad. Aunque en ocasiones se abuse de las series limitadas, cualquier particularidad en un buen reloj puede incrementar sensiblemente su precio (especialmente, si se trata de una pieza única).

Montblanc limitó a 18 las unidades del Villeret Tourbillon Cylindrique Geosphères NightSky.

5. Desarrollo y manufactura propios. Muchas marcas montan en sus relojes movimientos de terceros. Debe reconocerse en su justa medida la calidad y valor de calibres producidos por empresas como ETA, Valjoux o Sellita. El mercado, no obstante, siempre apreciará en mayor medida un buen movimiento creado en la propia manufactura.

El calibre es el corazón del reloj donde una manufactura gana su prestigio. Movimiento del A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst.

6. Calidad. Tienen sus limitaciones, pero hay varias certificaciones que garantizan la excelencia en la manufactura del reloj. Para recibir el Sello de Ginebra es indispensable su producción en el Cantón de Ginebra (los extraordinarios relojes que marcas como Audemars Piguet produce en Le Brassus no pueden obtener esta certificación). Recientemente Patek Philippe, reconocida por muchos como la más prestigiosa de las manufacturas, se ha desmarcado del Sello cuyos requerimientos considera insuficientes.

Cualquier reloj salido de los talleres de Patek Philippe acredita extraordinarios niveles de calidad. Aquanaut Refª 5168 G

7. Prestigio y viabilidad futura de la manufactura. La vida de un reloj es larga, y su adecuado mantenimiento exige que la vida de su productor también lo sea. Siglos de historia, la fortaleza de la compañía y de sus aportaciones técnicas garantizan su continuidad y mayor valor de los relojes.

El reloj de una casa con larga historia y prestigio cotiza más que el de una nueva manufactura. Breguet Classique 7147.

8. Materiales empleados. Algunos relojes de las principales manufacturas cuestan más de un millón de euros. La primera pregunta de cualquier no iniciado es sobre el material con el que ha sido construido. Lo cierto es que, por ejemplo, la diferencia entre una caja de oro y otra de acero se traduce en unos pocos miles de euros en el precio final del reloj. La incorporación de valiosas piedras preciosas o materiales raros podrá encarecer sensiblemente el reloj, aunque será difícil que alcance los precios de las espectaculares proezas mecánicas que sólo unas pocas manufacturas pueden crear.

De Bethune adquirió un meteorito caído en Argentina hace miles de años para construir su DB28 Kind of Blue Tourbillon Meteorite.

[:ca]

Per: Rafael Rossi.

Un rellotge és molt més que un complement que adorna el canell i una eina per conèixer l’hora. Adquirir un rellotge com si es tractés d’un accessori vindria a ser el mateix que comprar els llibres segons el color de la portada i la seva combinació amb algun dels nostres vestits. Òbviament, no és convenient acompanyar la indumentària formal amb un rellotge esportiu i cridaner, ni jugar a golf o caçar amb un delicat rellotge ultrafí. Però a ningú ha de preocupar-li, que el color de l’esfera difereixi del de la corbata (i si això li impedeix portar el seu millor rellotge el millor serà canviar de corbata).

Per gaudir d’un rellotge és important que el coneguis, ser capaç de valorar la qualitat de la seva elaboració i entendre els reptes que van afrontar els mestres rellotgers en la seva creació per poder atrapar el temps amb la major fidelitat possible, valent-se únicament d’un conjunt de peces de metall i robins, algunes tan fines com un cabell. La gràcia del rellotge no és tant què fa, sinó com ho fa.

N’hi ha els qui accepten el preu de venda com un indicador del seu valor real. Però, encara que és cert que els rellotges bons solen ser cars, alguns models que hi ha al mercat no trobarien entesos disposats a pagar un terç del seu preu.

Per què a les col·leccions actuals de les principals manufactures hi ha models on el preu arriba a superar el milió d’euros? Com en un automòbil, el secret està principalment en el seu interior: en el seu moviment.

Els rellotges d’avui són els hereus de les admirables aportacions que al llarg de la història han fet cases com Patek Philippe, Vacheron Constatin, Breguet, Jeager-LeCoultre o Audemars Piguet -per citar alguns noms-. La manufactura d’un rellotge pot arribar a requerir una infinitat d’hores de treball i centenars de peces. Un cost important dels rellotges més exclusius prové de la inversió realitzada per al treball de disseny d’un equip de professionals experts durant anys.

No obstant això, amb uns pocs milers d’euros, afició a l’alta rellotgeria i la col·laboració d’algun expert de confiança poden trobar-se rellotges singulars que donaran al seu propietari grans dividends en termes de gaudi i fins i tot fins plusvàlues en la seva venda. Encara que no es puguin establir paràmetres fixos per a la seva valoració, hi ha criteris que s’han de tenir en compte:

1. Nombre i importància de complicacions. Hi ha tot un univers d’alternatives entre un rellotge simple (que només indica hores i minuts) i la insòlita combinació del model 57260 de Vacheron Constantin, amb els seus 57 complicacions (o les ‘només’ 20 del Patek Philippe Grandmaster Chime referenciï 5175, un rellotge diminut si es compara amb l’anterior). Quantes més funcions -Indicacions sonores, astronòmiques, de mesura de temps, de la manera de funcionar, etc- puguin encaixar-se en el diminut espai d’un rellotge més valor tindrà. Algunes complicacions suposen major complexitat i valor que d’altres.

El model 57260, el rellotge commemoratiu de Vacheron Constantin, incorpora fins a 57 complicacions rellotgeres.

2. Art i tècnica decorativa. No corren els millors temps pels oficis artístics i són molt pocs els artesans capaços de crear rellotges com els que van lluir reis i emperadors durant els segles XVIII i XIX. Tècniques com l’esmaltat o el gravat distingeixen significativament els millors rellotges. Bon exemple és ‘The Bird Repeat’ de Jaquet Droz, el repetició de minuts amb la seva família d’ocells animats perfectament esculpits i acolorits.

Al Jaquet Droz Bird Repeater Geneva s’uneixen el valor de l’art i la mecànica per assolir un preu superior als 400.000 euros.

3. Fiabilitat. No totes les marques són capaçes de crear rellotges que funcionin adequadament. El prestigi de Rolex, la seva elevada valoració en el mercat de segona mà i la gran demanda dels seus models s’explica precisament per la seva capacitat de fabricar rellotges pràctics, precisos i veritablement fiables.

Un dels atributs que diferencien els rellotges de Rolex -que tan bona cotització mantenen en el segon mercat- és la seva fiabilitat (Cosmograf Daytona d’or groc).

4. Singularitat. Encara que en ocasions s’abusi de les sèries limitades, qualsevol particularitat en un bon rellotge pot incrementar sensiblement el seu preu (especialment, si es tracta d’una peça única).

Montblanc va limitar a 18 les unitats del Villeret Tourbillon Cylindrique Geosphères NightSky.

5. Desenvolupament i manufactura propis. Moltes marques munten en els seus rellotges moviments de tercers. S’ha de reconèixer en la seva justa mesura la qualitat i valor de calibres produïts per empreses com ETA, Valjoux o Sellita. El mercat, però, sempre ha d’apreciar en major mesura un bon moviment creat en la pròpia manufactura.

El calibre es el corazón del reloj donde una manufactura gana su prestigio. Movimiento del A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst.

6. Qualitat. Tenen les seves limitacions, però hi ha diverses certificacions que garanteixen l’excel·lència en la manufactura del rellotge. Per rebre el Segell de Ginebra és indispensable la seva producció en el Cantó de Ginebra (els extraordinaris rellotges que marques com Audemars Piguet produeixen a Le Brassus no poden obtenir aquesta certificació). Recentment Patek Philippe, reconeguda per molts com la més prestigiosa de les manufactures, s’ha desmarcat del Segell degut a que considera insuficients els seus requeriments.

Qualsevol rellotge sortit dels tallers de Patek Philippe acredita extraordinaris nivells de qualitat. Aquanaut Refª 5168 G

7. Prestigi i viabilitat futura de la manufactura. La vida d’un rellotge és llarga, i el seu adequat manteniment exigeix que la vida del seu productor també ho sigui. Segles d’història, la fortalesa de la companyia i de les seves aportacions tècniques garanteixen la seva continuïtat i major valor dels rellotges.

El rellotge d’una casa amb llarga història i prestigi cotitza més que el d’una nova manufactura. Breguet Classique 7147.

8. Materials empleats. Alguns rellotges de les principals manufactures costen més d’un milió d’euros. La primera pregunta de qualsevol no iniciat és sobre el material amb el qual ha estat construït. La veritat és que, per exemple, la diferència entre una caixa d’or i una altra d’acer es tradueix en uns pocs milers d’euros en el preu final del rellotge. La incorporació de valuoses pedres precioses o materials rars podrà encarir sensiblement el rellotge, encara que serà difícil que arribi als preus de les espectaculars proeses mecàniques que només unes poques manufactures poden crear.

De Bethune va adquirir un meteorit caigut a l’Argentina fa milers d’anys per construir la seva DB28 Kind of Blue Tourbillon Meteorite.

[:en]

Por: Rafael Rossi

Un reloj es mucho más que un complemento que adorna la muñeca y una herramienta para conocer la hora. Adquirir un reloj como si se tratara de un accesorio vendría a ser lo mismo que comprar los libros según el color de la portada y su combinación con alguno de nuestros trajes. Obviamente, no es conveniente acompañar la indumentaria formal de un llamativo reloj deportivo, ni jugar a golf o cazar con un delicado reloj ultrafino. Pero a nadie debe preocuparle, que el color de la esfera difiera del de la corbata (y si eso le impide llevar de su mejor reloj lo mejor será cambiar de corbata).

Para disfrutar de un reloj es importante conocerlo, ser capaz de valorar la calidad de su elaboración y entender los retos que afrontaron los maestros relojeros en su creación para poder atrapar el tiempo con la mayor fidelidad posible, valiéndose únicamente de un conjunto de piezas de metal y rubíes, algunas tan finas como un cabello. La gracia del reloj no es tanto qué hace, sino cómo lo hace.

Hay quienes aceptan el precio de venta como un indicador de su valor real. Pero, aunque es cierto que los relojes buenos suelen ser caros, algunos modelos que hay en el mercado no encontrarían entendidos dispuestos a pagar un tercio de su precio.

¿Por qué en las colecciones actuales de las principales manufacturas hay modelos cuyo precio llega a superar el millón de euros? Como en un automóvil, el secreto está principalmente en su interior: en su movimiento.

Los relojes de hoy son los herederos de las admirables aportaciones que a lo largo de la historia han hecho casas como Patek Philippe, Vacheron Constatin, Breguet, Jeager-LeCoultre o Audemars Piguet –por citar algunos nombres–. La manufactura de un reloj puede llegar a requerir una infinidad de horas de trabajo y centenares de piezas. Un coste importante de los relojes más exclusivos proviene de la inversión realizada para el trabajo de diseño de un equipo de profesionales expertos durante años.

No obstante, con unos pocos miles de euros, afición a la alta relojería y la colaboración de algún experto de confianza pueden encontrarse relojes singulares que darán a su propietario grandes dividendos en términos de disfrute e incluso hasta plusvalías en su venta. Aunque no puedan establecerse parámetros fijos para su valoración, hay criterios que deben tenerse en cuenta:

1. Número e importancia de complicaciones. Hay todo un universo de alternativas entre un reloj simple (que sólo indica horas y minutos) y la insólita combinación del modelo 57260 de Vacheron Constantin, con sus 57 complicaciones (o las ‘sólo’ 20 del Patek Philippe Grandmaster Chime Referencie 5175, un reloj diminuto si se compara con el anterior). Cuantas más funciones –indicaciones sonoras, astronómicas, de medición de tiempo, del modo de funcionar, etc– puedan encajarse en el diminuto espacio de un reloj mayor valor tendrá. Algunas complicaciones suponen mayor complejidad y valor que otras.

El modelo 57260, el reloj conmemorativo de Vacheron Constantin, incorpora hasta 57 complicaciones relojeras.

2. Arte y técnica decorativa. No corren los mejores tiempos para los oficios artísticos y son muy pocos los artesanos capaces de crear relojes como los que lucieron reyes y emperadores durante los siglos XVIII y XIX. Técnicas como el esmaltado o el grabado distinguen significativamente los mejores relojes. Buen ejemplo es ‘The Bird Repeat’ de Jaquet Droz, el repetición de minutos con su familia de pájaros animados perfectamente esculpidos y coloreados.

En el Jaquet Droz Bird Repeater Geneva se unen el valor del arte y la mecánica para alcanzar un precio superior a los 400.000 euros.

3. Fiabilidad. No todas las marcas son capaces de crear relojes que funcionen adecuadamente. El prestigio de Rolex, su elevada valoración en el mercado de segunda mano y la gran demanda de sus modelos se explica precisamente por su capacidad de fabricar relojes prácticos, precisos y verdaderamente fiables.

Uno de los atributos que diferencian los relojes de Rolex –que tan buena cotización mantienen en el segundo mercado– es su fiabilidad (Cosmograf Daytona de oro amarillo).

4. Singularidad. Aunque en ocasiones se abuse de las series limitadas, cualquier particularidad en un buen reloj puede incrementar sensiblemente su precio (especialmente, si se trata de una pieza única).

Montblanc limitó a 18 las unidades del Villeret Tourbillon Cylindrique Geosphères NightSky.

5. Desarrollo y manufactura propios. Muchas marcas montan en sus relojes movimientos de terceros. Debe reconocerse en su justa medida la calidad y valor de calibres producidos por empresas como ETA, Valjoux o Sellita. El mercado, no obstante, siempre apreciará en mayor medida un buen movimiento creado en la propia manufactura.

El calibre es el corazón del reloj donde una manufactura gana su prestigio. Movimiento del A. Lange & Söhne 1815 Rattrapante Perpetual Calendar Handwerkskunst.

6. Calidad. Tienen sus limitaciones, pero hay varias certificaciones que garantizan la excelencia en la manufactura del reloj. Para recibir el Sello de Ginebra es indispensable su producción en el Cantón de Ginebra (los extraordinarios relojes que marcas como Audemars Piguet produce en Le Brassus no pueden obtener esta certificación). Recientemente Patek Philippe, reconocida por muchos como la más prestigiosa de las manufacturas, se ha desmarcado del Sello cuyos requerimientos considera insuficientes.

Cualquier reloj salido de los talleres de Patek Philippe acredita extraordinarios niveles de calidad. Aquanaut Refª 5168 G

7. Prestigio y viabilidad futura de la manufactura. La vida de un reloj es larga, y su adecuado mantenimiento exige que la vida de su productor también lo sea. Siglos de historia, la fortaleza de la compañía y de sus aportaciones técnicas garantizan su continuidad y mayor valor de los relojes.

El reloj de una casa con larga historia y prestigio cotiza más que el de una nueva manufactura. Breguet Classique 7147.

8. Materiales empleados. Algunos relojes de las principales manufacturas cuestan más de un millón de euros. La primera pregunta de cualquier no iniciado es sobre el material con el que ha sido construidos. Lo cierto es que, por ejemplo, la diferencia entre una caja de oro y otra de acero se traduce en unos pocos miles de euros en el precio final del reloj. La incorporación de valiosas piedras preciosas o materiales raros podrá encarecer sensiblemente el reloj, aunque será difícil que alcance los precios de las espectaculares proezas mecánicas que sólo unas pocas manufacturas pueden crear.

De Bethune adquirió un meteorito caído en Argentina hace miles de años para construir su DB28 Kind of Blue Tourbillon Meteorite.

[:]