Fuente Imagen Portada: @demnagram. Modelos en el desfile de Balenciaga FW 22.

 

El mundo en general, y el de la moda en particular, está inmerso en un periodo de transformación impulsado por una nueva generación de jóvenes dispuestos a modificar las reglas del juego. Y esta evolución se ha convertido en una carrera de fondo para las marcas que se han adaptado para conquistar a su nuevo público. Pero, ¿qué tienen de especial las firmas de lujo que triunfan entre los jóvenes millennials?

En el panorama actual la libertad, la igualdad, la fluidez de género, el body positive o la sostenibilidad son pilares fundamentales. Cualquier firma aferrada a sus valores clásicos y tradicionales se aleja de esta nueva generación cuyo objetivo va más allá de comprar piezas de moda por su estética o tendencias.

Balenciaga

Según el último índice de Lyst, la plataforma que clasifica las firmas por popularidad, éxito de ventas y productos más buscados en Internet, Balenciaga es la firma por excelencia. A pesar de su tradición, gracias a la herencia vinculada al patronaje, la alta costura y la artesanía de Cristóbal Balenciaga, la firma ha sabido reinventarse estableciendo un puente entre la moda y la sociedad.

justin-bieber-balenciaga-barcelona
Fuente Imagen: Web Balenciaga – Justin Bieber para Balenciaga

 

Desde la llegada de Demna Gvasalia a la dirección creativa, las colecciones de Balenciaga han jugado con el efecto viral. Las deportivas Speed de efecto calcetín, que dio paso al éxito de las Triple S, las sudaderas con mensaje o la última fiebre por el bolso Le Cagole inspirado en los 2000 son algunos de los ejemplos visibles que han permitido a la firma ser un referente para los jóvenes. Pero detrás de esta inmediatez que requiere el entorno digital se esconde una voluntad mucho más analítica asociada a la sociología.

En los desfiles de Balenciaga se puede ver protestas por el conflicto bélico en Ucrania, diálogos entre la ropa y los modelos cuestionando el concepto del género, puestas en escena que vaticinan el fin del mundo… un sinfín de fórmulas que nos invitan a reflexionar y permiten a los jóvenes sentiré representados.

Alexander McQueen

Durante los últimos años hemos visto como Instagram y los prescriptores de moda han catapultado algunas de las firmas a la cúspide del éxito a través de lo viral. Aunque muchos lo consideren banal, en realidad es una forma eficaz de acercar al nuevo cliente hasta el universo de la firma. Nadie pensaría que un consumidor de ropa casual se interesaría por una colección como la de Plato’s Atlantis de Alexander McQueen, pero si lo hace con el lanzamiento de las deportivas oversize de la firma.

sneakers-Oversize-Alexander-McQueen
Fuente Imagen: @santaeulalia1843 – Sneakers oversized Alexander McQueen

 

Aprovechando el furor por las deportivas extravagantes, la firma británica presentó un modelo en blanco con plataforma y detalles de piel. El éxito permitió ver a jóvenes vestir prendas informales acompañando sus estilismos con un diseño de McQueen.

Off-White

Este contexto también está asociado al sentimiento de pertenecer a un grupo. A través de la logomania – un punto de inflexión para captar la atención de los jóvenes – el cliente se identifica con un universo y muestra al mundo que pertenece a ese colectivo. El gran ejemplo lo encontramos en la cruz con flechas de Off White y sus estampados técnicos. Desde 2013, el fallecido diseñador Virgil Abloh hizo vibrar el mundo de la moda presentado una firma que se alejaba de la costura para abrazar una imaginario técnico e industrial.

AMI Paris, Fear of God y Ambush

Y tras el éxito del logotipo de Off White también encontramos el popular corazón sobre una A de Ami Paris y sus colecciones que reinventan el estilo parisino más sofisticado, la línea ‘Essentials’ de Fear of God o la experimentación visible en las prendas de Ambush.

ambush_barcelona
Fuente Imagen: Web Ambush – Modelos con la coleccion SS22 de Ambush.

 

ami-paris-barcelona
Fuente Imagen: @amiparis – Modelo con sudadera de Ami Paris.

 

fear-of-god-barcelona
Fuente Imagen: @fearofgod – Modelo con sudadera »Essentials» de Fear of God.

 

En pleno 2022 vemos cómo los millennials no se casan con una sola corriente. Por un lado, abrazan el fenómeno disruptivo de estas nuevas firmas con menos de 10 años de historia y se convierten en auténticos fanáticos capaces de hacer horas de cola por conseguir una pieza. Por otro, valoran el legado de firmas como Bottega Veneta o Saint Laurent que han sabido reinventar sus clásicos acorde con la estética y las tendencias que predominan en la actualidad.

 

Por Ferran Farled