por: José María López-Galiacho González

Después de semanas de intenso calor, la idea de sentir el frescor y el suave tacto de un jersey de cachemira es algo de lo más evocador. Tan importante es para el hombre de negocios tener un buen armario de tiempo libre como a quien no necesita de corbata contar con ciertas prendas algo vestidas. Por ello, pensando tanto en unos como en otros, redactamos hoy la lista de los diez imprescindibles del otoño/invierno que en breve dará su bienvenida.

Un doble hebilla de ante

El ante es una piel además de muy cómoda por su gran flexibilidad también muy versátil. Los doble hebilla, especialmente los de ante, son un modelo de zapato de gran aceptación tanto con traje como de sport. Con unos sencillos denim realzan el conjunto aportando un toque de estilo pero también de seriedad. Por su lado, acompañando a un traje relajan la formalidad introduciendo un toque desenfadado sin renunciar el traje por ello a su mensaje principal. Eduardo VIII, Príncipe de Gales, ya combinaba trajes cruzados con zapatos de ante, siendo el modelo Chapel de John Lobb uno de los mejores exponentes de la versatilidad y elegancia de este zapato.

Un acolchado

El también conocido como “plumífero” ha sido el protagonista del aprés-ski desde que las pistas se convirtieron en mucho más que unas meras pendientes por las que descender. Compras, bares, hoteles, discotecas y spas forman parte de la oferta de ocio de los mejores destinos. Hoy, aquella prenda pensada en vestirse solo sobre la nieve ha tomado la ciudad formando ya parte de su paisaje. Desde el acolchado que no se extiende más allá de la cintura y que es ideal para el tiempo libre como el que se llega a prolongar por debajo de la chaqueta del traje son opciones de lo más actuales. Moncler ofrece versiones de sport de lo más atractivas y los modelos largos de Herno y Canada Goose son muy populares en países como Italia para acompañar al traje de chaqueta.

Un maletín de piel

Aunque todavía hay muchos hombres reacios a llevar una maletín tipo bolsa, este es uno de los complementos que más pueden facilitarnos el día a día. Hoy llevar las llaves de casa, del coche, del móvil, la cartera, la estilográfica, la agenda etc. es algo necesario y meterlo todo en la americana, además de no ser tarea sencilla, puede deformar esta. Hay modelos de gran belleza y con diferentes formas y capacidad. Mejor dejar de lado los fabricados en nylon y optar en su lugar por los de piel. Son más elegantes, envejecen mucho mejor y, dependiendo de la casa, pueden llegar a estar cosidos a mano; algo que es un plus para los más sibaritas. Berluti, Valextra, Goyard o Moynat son opciones seguras.

Un traje de hombre a medida

Sea amante de la corbata o de las camisetas de diseño, un buen traje de hombre todavía mejor si es artesanal, es más que recomendable en cualquier armario. Vistamos en el día a día con traje o solo en ocasiones especiales contar con un traje acorde todos sus detalles a nuestros gustos y cosido a mano es además de todo un lujo una muestra de exquisitez por parte de su propietario. La enorme oferta de telas (lisos, diplomáticos, cuadros ventana etc.) hace difícil no encontrar el estampado más acorde a la ocasión. Igualmente los diferentes tipos de corte – hilera sencilla, doble, cruzado de seis botones o de cuatro etc. – facilitará acertar con el más acorde a nuestra personalidad

Zapatillas de vestir

Si hasta no hace mucho tiempo las zapatillas parecían estar reservadas solo para los más jóvenes, sus líneas, colores, materiales y diseños han evolucionado tanto como para poder llegar incluso a sustituir a un zapato de sport pero añadiendo la comodidad de una zapatilla. Los modelos de piel y de tonos oscuros resultan más formales, mientras los de tela y colores más vivos son más de informales. Se prefieran unos u otros, las zapatillas resultan más interesantes si no exhiben de manera llamativa su logo o nombre. Berluti, Valentino o Philippe Model son tres casas que destacan por una interesante línea y terminación.

Un abrigo cruzado tipo covert

Dice un proverbio inglés que el abrigo es la prenda que diferencia a los hombres de los niños. Se esté de acuerdo o no con la rectitud inglesa, lo cierto es que un abrigo cruzado mejorará el aspecto de cualquier tipo de look, sea serio o informal. Concretamente el modelo covert termina por encima de la rodilla aportando un aspecto más de sport que los abrigos más largos; de ahí que sea adecuado tanto con traje como con unos sencillos jeans. El corte cruzado siempre es más especial que el sencillo y a pesar de lo que se pueda pensar es el más moderno y actual. Difícil de fallar en color azul marino o beis. Marcas como Kiton o Brioni lo tienen en su catálogo como uno de sus imprescindibles.

Un denim

Yves Saint Laurent dijo: “me gustaría haber inventado los vaqueros. Tienen expresión, modestia, sex appeal, simplicidad -todo lo que espero de mi ropa”. Pocas prendas han sido del gusto de personalidades, edades y pensamientos más diferentes. Raro es quien en algún momento no ha vestido este algodón pensado en sus inicios para la ropa de trabajo y las velas de los barcos. No obstante, el corte y diseño de estos puede ser de lo más diferente y conviene escoger uno conforme a nuestros gustos. Desde los más modernos de Dsquared hasta los más auténticos y con detalles artesanales de Tramarossa pasando por los siempre estilosos Jacob Cohen, busquemos colores o cortes alejados del más común y extendido azul y de corte clásico recto.

Una chaqueta de Tweed

Si hay una prenda asociada al otoño esa es la chaqueta de Tweed. Esta chaqueta que sirvió en sus inicios para diferenciar a través de sus estampados a los miembros de las diferentes familias aristocráticas escocesas es hoy aceptada tanto en el campo como en la ciudad. Destaca por su versatilidad pudiéndose vestir tanto con un jersey de pico y unos denim como con un pantalón de molesquín o cavalry y una corbata. Además, ofrece una protección frente al frío e incluso el agua como pocas. Desde el rústico pero mítico Harris Tweed, fabricado en las islas de Lewis, Harris, Uists y Barra y hecho con pura lana virgen escocesa, hasta el más cuidado Donegal, las mejores sastrerías cuentan con una gama de lo más amplia de colores y estampados. Por ello, nada mejor que acudir a una reputada sastrería para hacernos con una de estas chaquetas.

Un jersey de cachemira

Su tacto y finura no tiene igual y sentirlo es la prueba clara de que ha comenzado el otoño. Tanto los más clásicos lisos de colores neutros como los rayados a rombos de tonos más atrevidos esta lana es de las más cómodas además de cálidas. El modelo de cuello vuelto vuelve a estar de plena actualidad pudiendo incluso acompañar a un traje de chaqueta cruzado aportando un toque de estilo muy personal y original. Loro Piana y Brunello Cucinelli son dos de las marcas que mejor trabajan este exclusivo tejido.

Una blazer

También conocida como americana es la gran comodín del hombre. Te puede sacar de un apuro vistiendo rápidamente un conjunto de sport como combinada con un pantalón de vestir relajar la sobriedad del traje. Si lo que buscamos en nuestro conjunto es un aspecto desenfadado, relajado e informal pero al mismo tiempo arreglado, las chaquetas de corte desestructurado son la mejor opción. Estas apenas cuentan con hombreras, entretelas y forros, adaptándose muy cómodamente y con una línea natural al contorno del cuerpo. Además quedan particularmente estilosas con unos jeans y con una camiseta de diseño. Isaia y Avellaneda son dos buenos representantes de este estilo actual y relajado.