Santa Eulalia ofrece una experiencia única para los amantes de la moda, acercando a la ciudad condal las propuestas más exclusivas de la industria del textil de lujo. Este año, la boutique anuncia la incorporación de un nuevo nombre entre sus propuestas, el de la firma italiana Max Mara.

Creada en 1951 por Achille Maramotti, Max Mara tiene un legado de siete décadas que la convierte en una de las firmas de tradición y exclusividad. Ostenta el título del Made in Italy que otorga un saber hacer y sus diseños apuestan por una combinación de minimalismo y comodidad sin renunciar al estilo.

Crecer en una familia dedicada a la costura situó a Maramotti en el escenario perfecto para fundar su propio grupo de moda. Como novedad, la firma transformó la sofisticación propia de la sastrería y confección más cuidada en una producción en masa para todas las mujeres que querían vestir con elegancia en su día a día.

max_mara_barcelona

Ya durante los primeros años, la firma, que se bautizó como Confezioni Maramotti, cosechó grandes éxitos y popularidad. Colaboró con diseñadores de renombre como Karl Lagerfeld y expandió su línea de productos con una amplia variedad de firmas y colecciones bajo el sello Max Mara.

Desde la década de los 80 la firma de moda italiana presenta sus colecciones en Milán, una de las cuatro capitales de la moda a nivel mundial. A diferencia de otros nombres, Max Mara apuesta por la sutileza y la discreción traducida en diseños de líneas neutras que aportan elegancia a los estilismos.

Actualmente Ian Griffith es el director creativo y encargado de continuar con el legado de su fundador. Entre sus propuestas encontramos abrigos y jerséis confeccionados con materiales de primera calidad, como la alpaca, la lana o la cachemira, delicadas blusas con estampados y detalles, una línea dedicada a estilismos de fiesta y ceremonia y un exquisito trabajo con la piel en el calzado y los accesorios.

Por Ferran Farled